COMPARTIR EL DOLOR EN EL PARTO

junio 19, 2008 at 6:59 am (articulo, huicholes, indios, parto)


Buscando costumbres y otras culturas he encontrado a los Indios Huicholes, estos indios aún conservan muchas tradiciones de sus antepasados ya que suelen vivir aislados, me ha llamado la atención como comparten el dolor del parto de sus mujeres, ya me gustaría ver a más de uno de esos valientes que conocemos hacer lo mismo que hacen estos indios.
Como mi hija está a punto de dar a Luz, le voy a decir a mi yerno que comparta sus dolores con ella actuando como un indio Huichole…..jiji

El acto de parir, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz: por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda. Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.

Permalink 28 comentarios

COMPARTIR EL DOLOR EN EL PARTO

junio 19, 2008 at 6:59 am (articulo, huicholes, indios, parto)


Buscando costumbres y otras culturas he encontrado a los Indios Huicholes, estos indios aún conservan muchas tradiciones de sus antepasados ya que suelen vivir aislados, me ha llamado la atención como comparten el dolor del parto de sus mujeres, ya me gustaría ver a más de uno de esos valientes que conocemos hacer lo mismo que hacen estos indios.
Como mi hija está a punto de dar a Luz, le voy a decir a mi yerno que comparta sus dolores con ella actuando como un indio Huichole…..jiji

El acto de parir, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz: por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda. Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.

Permalink 28 comentarios