¿ PARA QUE ME SIRVES, SI NO PUEDES DEVOLVERME LA VISTA ?

abril 9, 2009 at 9:19 am (Cordoba, Cristo, de, la, leyenda, milagros, Misericordia)

Hoy vuelvo a dedicar una leyenda de la semana santa, en esta ocasión también es para un miembro de nuestra familia al que queremos mucho, un cordobés que conoció a mi hija y las flechas del amor hicieron el resto, para ti Felix.
LEYENDA DEL CRISTO DE LA MISERICORDIA DE CORDOBA
Cuenta la leyenda que el Cristo de la Misericordia fue llamado así porque realizo un milagro teniendo misericordia de quien necesitaba le fuera concedida su gracia.

Dicen que un hombre del barrio quedo ciego, le revisaron la vista, hicieron cuanto los hombres tenían en sus manos pero no se podía hacer nada por él, nada le pudo devolver su visión.
Estaba tan desesperado que un día entro donde se encontraba la imagen del Cristo, se puso frente a él y le dio un terrible golpe con su bastón a la vez que le gritaba:
¿ Para qué me sirves, si no puedes devolverme la vista?
“En ese preciso momento, sus ojos comenzaron a ver la luz”

La voz corrió por toda la ciudad, todo el mundo fue conocedor de este milagro, desde ese momento fue llamado, El Cristo de la Misericordia por haber devuelto la vista a ese hombre que tan mal le trato.

Anuncios

Permalink 15 comentarios

¿ PARA QUE ME SIRVES, SI NO PUEDES DEVOLVERME LA VISTA ?

abril 9, 2009 at 9:19 am (Cordoba, Cristo, de, la, leyenda, milagros, Misericordia)

Hoy vuelvo a dedicar una leyenda de la semana santa, en esta ocasión también es para un miembro de nuestra familia al que queremos mucho, un cordobés que conoció a mi hija y las flechas del amor hicieron el resto, para ti Felix.
LEYENDA DEL CRISTO DE LA MISERICORDIA DE CORDOBA
Cuenta la leyenda que el Cristo de la Misericordia fue llamado así porque realizo un milagro teniendo misericordia de quien necesitaba le fuera concedida su gracia.

Dicen que un hombre del barrio quedo ciego, le revisaron la vista, hicieron cuanto los hombres tenían en sus manos pero no se podía hacer nada por él, nada le pudo devolver su visión.
Estaba tan desesperado que un día entro donde se encontraba la imagen del Cristo, se puso frente a él y le dio un terrible golpe con su bastón a la vez que le gritaba:
¿ Para qué me sirves, si no puedes devolverme la vista?
“En ese preciso momento, sus ojos comenzaron a ver la luz”

La voz corrió por toda la ciudad, todo el mundo fue conocedor de este milagro, desde ese momento fue llamado, El Cristo de la Misericordia por haber devuelto la vista a ese hombre que tan mal le trato.

Permalink Dejar un comentario

UN MILAGRO ?

diciembre 3, 2008 at 3:42 pm (historias, leyendas, milagros, relatos)


Esta historia o Leyenda como casi todas esta sin resolver, mantiene el misterio y aún no se sabe como ocurrió, la he encontrado por la Red y debajo pongo el autor del reportaje.

Espero que os guste.

En 1853, las “Hermanas de Loreto” fundaron en la ciudad de Santa fe, Estados Unidos, la Escuela de Nuestra Señora de la Luz (Loreto), para la educación de niñas. El establecimiento prosperó y, años después, las monjas decidieron construir una capilla dedicada a su Patrona.Optaron por el estilo gótico, a imitación de la famosa Sainte Chapelle de París.Solamente cuando la obra había concluido, las religiosas se dieron cuenta de un gran descuido del arquitecto: ¡no había escalera de acceso al coro, situado a casi diez metros de altura!.

La construcción de una escalera no sólo deformaría el estilo, sino que reduciría de modo inaceptable el espacio útil del templo. ¿Cómo resolver el problema? Se consultó a arquitectos, carpinteros y otros profesionales. Todos afirmaron que la única “solución” era usar una escalera portátil. Pero las monjas querían una iglesia hermosa, digna de la Reina de todas las bellezas y si la técnica humana era incapaz de solucionar el problema, para Dios nada era imposible.

Llenas de fe, empezaron una novena a San José confiando en que al ser carpintero y estar dedicada la iglesia a su Esposa Santísima escucharía sus suplicas. Justamente el último día de la novena se presentó un carpintero en busca de trabajo. Llegó montado en un asno, trayendo su caja de herramientas en la mano. Fue contratado en seguida para hacer una obra considerada imposible.

Trabajó con diligencia y discreción durante cerca de seis meses. Cierto día las hermanas vieron deslumbradas que estaba construyendo una espléndida escalera de caracol. El problema había sido resuelto de manera discreta y eficiente y el carpintero había adornado la pequeña capilla con una auténtica joya de madera. Pero, ¿dónde estaba? Nadie lo sabía. Había desaparecido sin despedirse de ninguna persona ni haber recibido el pago de la obra, ni siquiera un simple agradecimiento por el servicio prestado.

Lo buscaron inútilmente, incluso por medio de un anuncio publicado en el diario de la ciudad, pero nunca se le encontró. Por otro lado, un examen meticuloso de la escalera causaba un enorme desconcierto a todos. Su magnífica estructura, la elegancia con que se eleva, aparte de varios detalles de la construcción, dejan perplejos a los especialistas hasta el día de hoy.

Por ejemplo, realiza dos vueltas completas de 360 grados sin ningún apoyo colateral y está hecha enteramente de uniones, sin utilizar un solo clavo. Algunas de sus piezas son de un tipo de madera inexistentes la región. Tomando en cuenta las circunstancias en que se hizo, la novena a San José, la inexplicable perfección de la obra bajo el punto de vista humano, y la misteriosa desaparición del artista, las monjas no tuvieron dudas en sacar la conclusión: el propio esposo de la Virgen María había venido a realizar en homenaje a Ella, lo que la técnica humana consideraba imposible.

Y ahí está hasta hoy, maravillando a todos los visitantes, la Escalera Milagrosa de la capilla de Nuestra Señora de Loreto, en la ciudad norteamericana de Santa Fe.

Resumiendo, tenemos una escalera única, construida por un solo hombre sin ninguna ayuda, que se sustenta sin ningún punto de apoyo, sin soporte central, sin clavos ni pegamento por un constructor desconocido, del que nadie conoce su nombre, con una madera que ha sido analizada y no guarda concordancia con ninguna conocida en la región.

Una escalera que aun hoy día ni ingenieros, ni arquitectos ni científicos consiguen explicar cómo se equilibra y que como detalle final consta de 33 escalones, curiosamente la edad de Cristo en el momento de su muerte. ¿Leyenda o milagro? Genialidad o cuestión de fe. El misterio está ahí, la escalera lleva más de 130 años en pie y atrae a más de 250.000 personas por año. Hay una película que se realizo para la televisión en 1998 titulada “Milagro en Santa Fe” (The staircase) para la CBS protagonizada por Bárbara Hershey y William L. Petersen (Gil Grisson, en CSI Las Vegas).

Artículo escrito por Javier Perez Alves

Permalink 174 comentarios

UN MILAGRO ?

diciembre 3, 2008 at 3:42 pm (historias, leyendas, milagros, relatos)


Esta historia o Leyenda como casi todas esta sin resolver, mantiene el misterio y aún no se sabe como ocurrió, la he encontrado por la Red y debajo pongo el autor del reportaje.

Espero que os guste.

En 1853, las “Hermanas de Loreto” fundaron en la ciudad de Santa fe, Estados Unidos, la Escuela de Nuestra Señora de la Luz (Loreto), para la educación de niñas. El establecimiento prosperó y, años después, las monjas decidieron construir una capilla dedicada a su Patrona.Optaron por el estilo gótico, a imitación de la famosa Sainte Chapelle de París.Solamente cuando la obra había concluido, las religiosas se dieron cuenta de un gran descuido del arquitecto: ¡no había escalera de acceso al coro, situado a casi diez metros de altura!.

La construcción de una escalera no sólo deformaría el estilo, sino que reduciría de modo inaceptable el espacio útil del templo. ¿Cómo resolver el problema? Se consultó a arquitectos, carpinteros y otros profesionales. Todos afirmaron que la única “solución” era usar una escalera portátil. Pero las monjas querían una iglesia hermosa, digna de la Reina de todas las bellezas y si la técnica humana era incapaz de solucionar el problema, para Dios nada era imposible.

Llenas de fe, empezaron una novena a San José confiando en que al ser carpintero y estar dedicada la iglesia a su Esposa Santísima escucharía sus suplicas. Justamente el último día de la novena se presentó un carpintero en busca de trabajo. Llegó montado en un asno, trayendo su caja de herramientas en la mano. Fue contratado en seguida para hacer una obra considerada imposible.

Trabajó con diligencia y discreción durante cerca de seis meses. Cierto día las hermanas vieron deslumbradas que estaba construyendo una espléndida escalera de caracol. El problema había sido resuelto de manera discreta y eficiente y el carpintero había adornado la pequeña capilla con una auténtica joya de madera. Pero, ¿dónde estaba? Nadie lo sabía. Había desaparecido sin despedirse de ninguna persona ni haber recibido el pago de la obra, ni siquiera un simple agradecimiento por el servicio prestado.

Lo buscaron inútilmente, incluso por medio de un anuncio publicado en el diario de la ciudad, pero nunca se le encontró. Por otro lado, un examen meticuloso de la escalera causaba un enorme desconcierto a todos. Su magnífica estructura, la elegancia con que se eleva, aparte de varios detalles de la construcción, dejan perplejos a los especialistas hasta el día de hoy.

Por ejemplo, realiza dos vueltas completas de 360 grados sin ningún apoyo colateral y está hecha enteramente de uniones, sin utilizar un solo clavo. Algunas de sus piezas son de un tipo de madera inexistentes la región. Tomando en cuenta las circunstancias en que se hizo, la novena a San José, la inexplicable perfección de la obra bajo el punto de vista humano, y la misteriosa desaparición del artista, las monjas no tuvieron dudas en sacar la conclusión: el propio esposo de la Virgen María había venido a realizar en homenaje a Ella, lo que la técnica humana consideraba imposible.

Y ahí está hasta hoy, maravillando a todos los visitantes, la Escalera Milagrosa de la capilla de Nuestra Señora de Loreto, en la ciudad norteamericana de Santa Fe.

Resumiendo, tenemos una escalera única, construida por un solo hombre sin ninguna ayuda, que se sustenta sin ningún punto de apoyo, sin soporte central, sin clavos ni pegamento por un constructor desconocido, del que nadie conoce su nombre, con una madera que ha sido analizada y no guarda concordancia con ninguna conocida en la región.

Una escalera que aun hoy día ni ingenieros, ni arquitectos ni científicos consiguen explicar cómo se equilibra y que como detalle final consta de 33 escalones, curiosamente la edad de Cristo en el momento de su muerte. ¿Leyenda o milagro? Genialidad o cuestión de fe. El misterio está ahí, la escalera lleva más de 130 años en pie y atrae a más de 250.000 personas por año. Hay una película que se realizo para la televisión en 1998 titulada “Milagro en Santa Fe” (The staircase) para la CBS protagonizada por Bárbara Hershey y William L. Petersen (Gil Grisson, en CSI Las Vegas).

Artículo escrito por Javier Perez Alves

Permalink Dejar un comentario