EPITAFIOS …QUIERES UNO?

mayo 25, 2008 at 12:26 pm (articulos, epitafios, escritos)


Tenemos un Domingo muy lluvioso, el día tiene un tono grisáceo y un trueno enorme acaba de explotar con un ruido estremecedor….
Mientras tengo las patatitas en la sartén a fuego lento…para hacer unos huevitos rotos,
He pensado ,(que no está mal hacerlo de vez en cuando..siempre que no se nos canse mucho el cerebro que solo tenemos uno para toda la vida….), que hoy tenía que poneros algo graciosillo aunque reconozco que un poco tétrico, pero vamos a tomarlo por el lado bueno, la originalidad y el humor de los hombres no tiene límites, ni en la hora final dejamos de derrochar chispas de humor.
Espero que os guste y que tardemos muchísimo tiempo en poner nuestros epitafios.

Mas epitafios escritos:

“Aquí descansa mi suegra, si hubiera vivido otro año más, yo ocuparía su lugar”

“Arde en el infierno, maldito taxi que viniste de Sibiu. Con todo lo grande que es Rumanía. ¿No pudiste encontrar otro lugar donde pararte?. ¿Tuvo que ser frente a mi casa, para matarme?”

«Aquí yace mi mujer, fría como siempre»

«Aquí yace mi marido, al fin rígido»

«Aquí te espero»

«Ya estás en el paraíso, y yo también»

Lo puso un marido en la tumba de su suegra: «Aquí yaces y yaces bien, tú descansas y yo también».

El difunto pesaba 140 kilos e hizo infinitas curas de adelgazamiento: «Por fin me quedé en los huesos».

Lo puso en la lápida unos días antes de morir: «Os dije que estaba enfermo».

En un cementerio de Minnesota: «Fallecido por la voluntad de Dios y mediante la ayuda de un médico imbécil».

En un cementerio de un pueblo de Ávila: «Aquí yace Isabelita, que por ser tan buena y no querer, se fue para la otra vida con muy poquito placer».

En la tumba de un médico: «Aquí yace uno por quien yacen muchos en este lugar».

Muere el dentista que no recomendaba chicle sin azúcar. En su tumba han puesto la siguiente inscripción: «9 de cada 10 dentistas encuestados recomiendan un chicle sin azúcar. El décimo yace aquí».

En la tumba de una tía fea, fea, feísima: «Al fin polvo».

En el cementerio de la Almudena de Madrid: «Aquí yacen los polvos de mi querida, que los tuvo maravillosos en su vida».

Y llegando al final , espero que tardemos muchisimos años en llegar donde ellos estan.

Anuncios

Permalink 30 comentarios

EPITAFIOS …QUIERES UNO?

mayo 25, 2008 at 12:26 pm (articulos, epitafios, escritos)


Tenemos un Domingo muy lluvioso, el día tiene un tono grisáceo y un trueno enorme acaba de explotar con un ruido estremecedor….
Mientras tengo las patatitas en la sartén a fuego lento…para hacer unos huevitos rotos,
He pensado ,(que no está mal hacerlo de vez en cuando..siempre que no se nos canse mucho el cerebro que solo tenemos uno para toda la vida….), que hoy tenía que poneros algo graciosillo aunque reconozco que un poco tétrico, pero vamos a tomarlo por el lado bueno, la originalidad y el humor de los hombres no tiene límites, ni en la hora final dejamos de derrochar chispas de humor.
Espero que os guste y que tardemos muchísimo tiempo en poner nuestros epitafios.

Mas epitafios escritos:

“Aquí descansa mi suegra, si hubiera vivido otro año más, yo ocuparía su lugar”

“Arde en el infierno, maldito taxi que viniste de Sibiu. Con todo lo grande que es Rumanía. ¿No pudiste encontrar otro lugar donde pararte?. ¿Tuvo que ser frente a mi casa, para matarme?”

«Aquí yace mi mujer, fría como siempre»

«Aquí yace mi marido, al fin rígido»

«Aquí te espero»

«Ya estás en el paraíso, y yo también»

Lo puso un marido en la tumba de su suegra: «Aquí yaces y yaces bien, tú descansas y yo también».

El difunto pesaba 140 kilos e hizo infinitas curas de adelgazamiento: «Por fin me quedé en los huesos».

Lo puso en la lápida unos días antes de morir: «Os dije que estaba enfermo».

En un cementerio de Minnesota: «Fallecido por la voluntad de Dios y mediante la ayuda de un médico imbécil».

En un cementerio de un pueblo de Ávila: «Aquí yace Isabelita, que por ser tan buena y no querer, se fue para la otra vida con muy poquito placer».

En la tumba de un médico: «Aquí yace uno por quien yacen muchos en este lugar».

Muere el dentista que no recomendaba chicle sin azúcar. En su tumba han puesto la siguiente inscripción: «9 de cada 10 dentistas encuestados recomiendan un chicle sin azúcar. El décimo yace aquí».

En la tumba de una tía fea, fea, feísima: «Al fin polvo».

En el cementerio de la Almudena de Madrid: «Aquí yacen los polvos de mi querida, que los tuvo maravillosos en su vida».

Y llegando al final , espero que tardemos muchisimos años en llegar donde ellos estan.

Permalink 30 comentarios