QUIERES QUE TE CUENTE UN CUENTO?

enero 21, 2009 at 7:29 pm (cuentos, leyendas, mis cosas)

Hace muchos, muchos años casi en los tiempos de Mari Castaña, yo también fui una niña, jijiji

En esos tiempos era de lo más normal que nuestros mayores nos contasen cuentos de miedo y nos asustasen para que nos comiéramos toda la comida, para que fuéramos obedientes.. y bla, bla, bla,.
Habrá niños a quienes los cuentos de miedo y asustarles no les afecte pero a otros… ya lo creo que les afecta y mucho.

Hoy os traigo un cuento que nos contaban mi tia y mi madre cuando mi hermano y yo éramos pequeños… os preguntaís que si teníamos miedo??
Miedo no…Pánico!!

Pero como en el fondo el miedo gusta disfrutábamos del momento cuento, luego irse a dormir era otra cosa.

EL CUENTO DE LAS “ASAURAS”

Se cuenta que hace muchos años, en los tiempos del hambre, había una viuda en un pueblo que tenía una hija. Tenían mucha, mucha hambre pero no había ni trabajo ni dinero y una noche la mujer sin poder aguantar más le dijo a su hija que salía a buscar algo de comida, pero la pobre mujer no fue a la carnicería ni a la panadería, se fue derecha al cementerio y allí robo las vísceras a un cadáver.

La mujer no le dijo nada de esto a su hija y se puso a hacer la cena y las dos muy contentas y satisfechas con el estomago lleno se fueron a dormir, ya que era su primera comida desde hacía más de una semana.
Se durmieron profundamente. Al dar las campanadas de la media noche, se oyó una voz de ultratumba:

– “Maria, devuélveme las asauras que me robaste de mi sepultura”.

La niña muy asustada dijo:

– “¡ Ay!, madrecita mia, mia ¿quién será?”

La madre con voz temblorosa le contesta:

– “Callaté hijita mia, mia, que ya se irá.

Pero se oye, otra vez la voz de ultratumbra:

-“¡ Que no me vooooooyyyyy, que entrando por la puerta estoy!

“¡ Ay madrecita mia, mia, ¿ quién será?

-“Calleté hijita mia, mia que ya se irá”.

-“Que no me voooyyyyy, que andando por el pasillo estoy”.

-“¡ Ay madrecita mia, mia, ¿quién será?”.

-“Callaté hijita mia, mia que ya se irá”.

-“Que no me voooyyyyyyyy, que subiendo las escaleras estoy”.

Asi se va calentando el ambiente y la voz de ultratumbra cada vez más fuerte va haciendo que quienes escuchan el cuento (niños supuestamente) estén tiesos, tiesos, sin atrever a mover ni un dedo, y seguimos…..

La niña cada vez más asustada, casi llorando y susurrando dice:

-“¡Ay! Madrecita mia, mia ¿quién será?

La madre muy, muy inquieta y angustiada, contesta:

-“Callaté hijita mia, mia que ya se irá”:

La voz de ultratumba con un gran grito pero fuerte, fuerte ¡!! Responde:

-“Que no me vooooooyyyyyy……¡¡¡¡¡ Que agarrándote de los pelos estoy!!!!!


Es en ese momento es cuando quien cuenta el cuento se acerca a los niños y les coge del pelo (sin hacer daño naturalmente), y menudo susto se pegan los críos, susto y un buen grito, los demás como os imagináis se parten de risa.
Si cuentas bien esto…le puedes pegar el susto a un adulto también… te lo digo yo!!! Jajaja

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

QUIERES QUE TE CUENTE UN CUENTO?

enero 21, 2009 at 7:29 pm (cuentos, leyendas, mis cosas)

Hace muchos, muchos años casi en los tiempos de Mari Castaña, yo también fui una niña, jijiji

En esos tiempos era de lo más normal que nuestros mayores nos contasen cuentos de miedo y nos asustasen para que nos comiéramos toda la comida, para que fuéramos obedientes.. y bla, bla, bla,.
Habrá niños a quienes los cuentos de miedo y asustarles no les afecte pero a otros… ya lo creo que les afecta y mucho.

Hoy os traigo un cuento que nos contaban mi tia y mi madre cuando mi hermano y yo éramos pequeños… os preguntaís que si teníamos miedo??
Miedo no…Pánico!!

Pero como en el fondo el miedo gusta disfrutábamos del momento cuento, luego irse a dormir era otra cosa.

EL CUENTO DE LAS “ASAURAS”

Se cuenta que hace muchos años, en los tiempos del hambre, había una viuda en un pueblo que tenía una hija. Tenían mucha, mucha hambre pero no había ni trabajo ni dinero y una noche la mujer sin poder aguantar más le dijo a su hija que salía a buscar algo de comida, pero la pobre mujer no fue a la carnicería ni a la panadería, se fue derecha al cementerio y allí robo las vísceras a un cadáver.

La mujer no le dijo nada de esto a su hija y se puso a hacer la cena y las dos muy contentas y satisfechas con el estomago lleno se fueron a dormir, ya que era su primera comida desde hacía más de una semana.
Se durmieron profundamente. Al dar las campanadas de la media noche, se oyó una voz de ultratumba:

– “Maria, devuélveme las asauras que me robaste de mi sepultura”.

La niña muy asustada dijo:

– “¡ Ay!, madrecita mia, mia ¿quién será?”

La madre con voz temblorosa le contesta:

– “Callaté hijita mia, mia, que ya se irá.

Pero se oye, otra vez la voz de ultratumbra:

-“¡ Que no me vooooooyyyyy, que entrando por la puerta estoy!

“¡ Ay madrecita mia, mia, ¿ quién será?

-“Calleté hijita mia, mia que ya se irá”.

-“Que no me voooyyyyy, que andando por el pasillo estoy”.

-“¡ Ay madrecita mia, mia, ¿quién será?”.

-“Callaté hijita mia, mia que ya se irá”.

-“Que no me voooyyyyyyyy, que subiendo las escaleras estoy”.

Asi se va calentando el ambiente y la voz de ultratumbra cada vez más fuerte va haciendo que quienes escuchan el cuento (niños supuestamente) estén tiesos, tiesos, sin atrever a mover ni un dedo, y seguimos…..

La niña cada vez más asustada, casi llorando y susurrando dice:

-“¡Ay! Madrecita mia, mia ¿quién será?

La madre muy, muy inquieta y angustiada, contesta:

-“Callaté hijita mia, mia que ya se irá”:

La voz de ultratumba con un gran grito pero fuerte, fuerte ¡!! Responde:

-“Que no me vooooooyyyyyy……¡¡¡¡¡ Que agarrándote de los pelos estoy!!!!!


Es en ese momento es cuando quien cuenta el cuento se acerca a los niños y les coge del pelo (sin hacer daño naturalmente), y menudo susto se pegan los críos, susto y un buen grito, los demás como os imagináis se parten de risa.
Si cuentas bien esto…le puedes pegar el susto a un adulto también… te lo digo yo!!! Jajaja

Permalink 268 comentarios

Para todos

diciembre 16, 2008 at 4:05 pm (cuentos, disculpas, hadas, relatos)

Quiero pediros disculpas por no haber entrado en algunos blogs tan seguido como me habría gustado, ya sabéis que se acercan fechas en las que hay muchas cosas que preparar, yo estoy casi sin tiempo para poder dedicarme de lleno a visitaros y a publicar, os pido disculpas y quiero que tengáis claro que cada uno de vosotros está siempre presente en el blog, de Aguabella, vosotros os habéis convertido en el principal motivo de permanecer con mi blog a pesar del trabajo que lleva tenerle al día.

Ya tenemos la Navidad encima y creo que voy a tener muy poco tiempo para entrar en este lugar, pero de momento hoy quiero dejaros un cuento.
No quiero parecer cursi ni boba, pero quiero que sepáis que he aprendido muchísimo de cada amig@ y visitantes con quienes he compartido y comparto tantos momentos.
– – Parece que me estoy despidiendo….nada más léjos , yo seguiré aquí mientras alguien quiera que Aguabella y su blog les cuente una historia, una leyenda, y le envíe un beso.

Lo dicho, perdonarme por no visitaros tan seguido como merecéis, prometo que pasadas las fiestas tendré todo el tiempo para hacerlo.

Besos y Ramitos de Estrellas
El Cuento de las Hadas
Erase una vez una viuda que tenía 2 hijas. La mayor se parecía a la madre en todo, tanto físicamente como en la forma de ser, quien veía a la madre veía a la hija. Las 2 eran muy antipáticas y soberbias, a tal punto que nadie quería estar cerca de ellas, ni vivir junto a ellas.
La más joven por el contrario, tenía una dulzura increíble, y por la bondad del corazón era el retrato de su padre y era de una belleza incomparable que era difícil encontrar otra joven tan bella como. Naturalmente, como todos aman a sus semejantes, la madre tenía predilección por la mayor y sentía por la menor una adversion y repugnancia espantosa. Le hacía comer en la cocina, y todos los quehaceres de la casa le tocaban a ella. Aparte de todo, esta pobre niña debía dar 2 viajes a una fuente distante, de más de 2 kilómetros a buscar agua y traer un gran cántaro lleno.
Un día mientras estaba en la fuente llenando su cántaro, se le acerca una pobre vieja, quién le rogó que le diera agua de beber. “Pero claro, abuelita, con mucho gusto.” -respondió la niña-, “espere que le llene la jarra”. Inmediatamente la limpio, la lleno con agua fresca y se la presentó, sosteniéndola en sus propias manos para que bebiera cómodamente y hasta saciarse. Cuando hubo bebido, la viejita le dijo: “Eres tan buena, y tan bella que por esto no puedo hacer menos que darte un regalo”. Aquella era un hada que había tomado la forma de una vieja campesina para ver hasta donde llegaba la bondad de la jovencita. Y continuó.”Te doy por regalo que por cada palabra que sale de tu boca brotará o una flor o una piedra preciosa”.
La muchacha regresó a la casa con el cántaro lleno, algunos minutos más tarde; la madre estaba hecha una furia por el minúsculo retardo. “Mamá, ten paciencia, te pido perdón” dijo la hija toda humilde, y en tanto hablaba le salieron de la boca dos rosas, dos perlas y dos diamantes enormes. “Pero qué sucede aquí!!” dijo la madre estupefacta, “me equivoco o estás escupiendo perlas y diamantes!… Oh pero cómo, hija mía? …”
Era la primera vez en toda su vida que la llamaba así y en tono afectuoso. La niña contó ingenuamente todo lo que le había sucedido en la fuente; y mientras hablába , brotaban los rubíes, topacios de sus labios. “Oh, qué fortuna!”, dice la madre, “necesito enviar también a esta otra niña.
Mira, Cecchina, mira lo que sale de la boca de tu hermana cuando habla. Te gustaría tener también a ti este don ?… Es necesario que solamente vayas a la fuente de agua y si una viejita te pide agua, dásela con mucha amabilidad.” “¡No faltaba más, ir a la fuente ahora!” reclamó la otra. “¡Te digo que vayas ahora mismo!” Gritó la mamá.
Salió corriendo la muchacha, llevando consigo la más bella jarra de plata que había en la casa. … Apenas había llegado a la fuente, apareció a una gran señora, vestida magníficamente, que le pide un poco de agua. Era la misma hada que había aparecido a su hermana; pero había tomado el aspecto y vestuario de una princesa, para ver hasta dónde llegaba la malacrianza de esa joven. “¡Pero claro” dice la soberbia, “que he venido aquí para darle de beber a usted! …¡Seguro!…Para darle de beber a usted y no a otra persona!…Un momento, si tiene sed, la fuente está ahí!” “Tienes muy poca educación, muchacha…” dijo el hada sin inmutarse “Ya que eres tan maleducada te doy por regálo , que por cada palabra pronunciada saldrán de tu boca una rana o una serpiente”.
Apenas la vio la madre a lo lejos, que le grita a plena voz: “¿Cómo te fue, Cecchina?” “¡No me molestes mamá!, replicó la muchacha; e inmediatamente escupió dos víboras y dos ranas Oh Dios, que veo!… la culpa debe ser toda de tu hermana!, me las pagará!” Y se movió para pegarle. Aquella pobre joven huyó del rencor y fue a refugiarse en el bosque cercano.
El hijo del Rey que regresaba de la caza la encontró en un sendéro , y viéndola tan hermosa, le preguntó qué hacía en ese lugar tan sola, y porqué lloraba tanto. “Mi madre me ha sacado de la casa y me quería golpear” Respondió la joven. E hijo del Rey quien vio salir de aquella boca cinco o seis perlas y otros tantos brillantes, le rogó que le contara cómo era posible algo tan maravilloso. Y la muchacha le contó toda la historia de lo que le había sucedido.
El príncipe real se enamoro de inmediato de ella, y considerando que el don del hada era más valioso que cualquier dote que ninguna de las damas del reino podrían tener, la llevo sin chistar a palacio y se casó con ella. La otra hermana, mientras tanto se hizo odiar por todos de tal manera, que su misma madre la sacó de la casa; y la desgraciada joven después de tratar de convencer a muchos de que la recibieran, todo en vano; se fue a morir al fin del bosque.

Permalink 89 comentarios

Para todos

diciembre 16, 2008 at 4:05 pm (cuentos, disculpas, hadas, relatos)

Quiero pediros disculpas por no haber entrado en algunos blogs tan seguido como me habría gustado, ya sabéis que se acercan fechas en las que hay muchas cosas que preparar, yo estoy casi sin tiempo para poder dedicarme de lleno a visitaros y a publicar, os pido disculpas y quiero que tengáis claro que cada uno de vosotros está siempre presente en el blog, de Aguabella, vosotros os habéis convertido en el principal motivo de permanecer con mi blog a pesar del trabajo que lleva tenerle al día.

Ya tenemos la Navidad encima y creo que voy a tener muy poco tiempo para entrar en este lugar, pero de momento hoy quiero dejaros un cuento.
No quiero parecer cursi ni boba, pero quiero que sepáis que he aprendido muchísimo de cada amig@ y visitantes con quienes he compartido y comparto tantos momentos.
– – Parece que me estoy despidiendo….nada más léjos , yo seguiré aquí mientras alguien quiera que Aguabella y su blog les cuente una historia, una leyenda, y le envíe un beso.

Lo dicho, perdonarme por no visitaros tan seguido como merecéis, prometo que pasadas las fiestas tendré todo el tiempo para hacerlo.

Besos y Ramitos de Estrellas
El Cuento de las Hadas
Erase una vez una viuda que tenía 2 hijas. La mayor se parecía a la madre en todo, tanto físicamente como en la forma de ser, quien veía a la madre veía a la hija. Las 2 eran muy antipáticas y soberbias, a tal punto que nadie quería estar cerca de ellas, ni vivir junto a ellas.
La más joven por el contrario, tenía una dulzura increíble, y por la bondad del corazón era el retrato de su padre y era de una belleza incomparable que era difícil encontrar otra joven tan bella como. Naturalmente, como todos aman a sus semejantes, la madre tenía predilección por la mayor y sentía por la menor una adversion y repugnancia espantosa. Le hacía comer en la cocina, y todos los quehaceres de la casa le tocaban a ella. Aparte de todo, esta pobre niña debía dar 2 viajes a una fuente distante, de más de 2 kilómetros a buscar agua y traer un gran cántaro lleno.
Un día mientras estaba en la fuente llenando su cántaro, se le acerca una pobre vieja, quién le rogó que le diera agua de beber. “Pero claro, abuelita, con mucho gusto.” -respondió la niña-, “espere que le llene la jarra”. Inmediatamente la limpio, la lleno con agua fresca y se la presentó, sosteniéndola en sus propias manos para que bebiera cómodamente y hasta saciarse. Cuando hubo bebido, la viejita le dijo: “Eres tan buena, y tan bella que por esto no puedo hacer menos que darte un regalo”. Aquella era un hada que había tomado la forma de una vieja campesina para ver hasta donde llegaba la bondad de la jovencita. Y continuó.”Te doy por regalo que por cada palabra que sale de tu boca brotará o una flor o una piedra preciosa”.
La muchacha regresó a la casa con el cántaro lleno, algunos minutos más tarde; la madre estaba hecha una furia por el minúsculo retardo. “Mamá, ten paciencia, te pido perdón” dijo la hija toda humilde, y en tanto hablaba le salieron de la boca dos rosas, dos perlas y dos diamantes enormes. “Pero qué sucede aquí!!” dijo la madre estupefacta, “me equivoco o estás escupiendo perlas y diamantes!… Oh pero cómo, hija mía? …”
Era la primera vez en toda su vida que la llamaba así y en tono afectuoso. La niña contó ingenuamente todo lo que le había sucedido en la fuente; y mientras hablába , brotaban los rubíes, topacios de sus labios. “Oh, qué fortuna!”, dice la madre, “necesito enviar también a esta otra niña.
Mira, Cecchina, mira lo que sale de la boca de tu hermana cuando habla. Te gustaría tener también a ti este don ?… Es necesario que solamente vayas a la fuente de agua y si una viejita te pide agua, dásela con mucha amabilidad.” “¡No faltaba más, ir a la fuente ahora!” reclamó la otra. “¡Te digo que vayas ahora mismo!” Gritó la mamá.
Salió corriendo la muchacha, llevando consigo la más bella jarra de plata que había en la casa. … Apenas había llegado a la fuente, apareció a una gran señora, vestida magníficamente, que le pide un poco de agua. Era la misma hada que había aparecido a su hermana; pero había tomado el aspecto y vestuario de una princesa, para ver hasta dónde llegaba la malacrianza de esa joven. “¡Pero claro” dice la soberbia, “que he venido aquí para darle de beber a usted! …¡Seguro!…Para darle de beber a usted y no a otra persona!…Un momento, si tiene sed, la fuente está ahí!” “Tienes muy poca educación, muchacha…” dijo el hada sin inmutarse “Ya que eres tan maleducada te doy por regálo , que por cada palabra pronunciada saldrán de tu boca una rana o una serpiente”.
Apenas la vio la madre a lo lejos, que le grita a plena voz: “¿Cómo te fue, Cecchina?” “¡No me molestes mamá!, replicó la muchacha; e inmediatamente escupió dos víboras y dos ranas Oh Dios, que veo!… la culpa debe ser toda de tu hermana!, me las pagará!” Y se movió para pegarle. Aquella pobre joven huyó del rencor y fue a refugiarse en el bosque cercano.
El hijo del Rey que regresaba de la caza la encontró en un sendéro , y viéndola tan hermosa, le preguntó qué hacía en ese lugar tan sola, y porqué lloraba tanto. “Mi madre me ha sacado de la casa y me quería golpear” Respondió la joven. E hijo del Rey quien vio salir de aquella boca cinco o seis perlas y otros tantos brillantes, le rogó que le contara cómo era posible algo tan maravilloso. Y la muchacha le contó toda la historia de lo que le había sucedido.
El príncipe real se enamoro de inmediato de ella, y considerando que el don del hada era más valioso que cualquier dote que ninguna de las damas del reino podrían tener, la llevo sin chistar a palacio y se casó con ella. La otra hermana, mientras tanto se hizo odiar por todos de tal manera, que su misma madre la sacó de la casa; y la desgraciada joven después de tratar de convencer a muchos de que la recibieran, todo en vano; se fue a morir al fin del bosque.

Permalink Dejar un comentario

La Prueba del Hada Madrina

diciembre 8, 2008 at 10:32 am (cuentos, hada, madrina, prueba)

Hace muchos años había en el reino de la Fantasía un joven muchacho que se anamoró perdidamente de una joven, tan enamorado se sentía que la pidió en matrimonio, pero al hacerlo la bella joven le dijo que su Hada madrina le había puesto una condición: solo podría casarse con el joven que fuera capaz de hacer un agujero en el agua.
¡ Eso es imposible ! Contesto el Joven.
Mi hada madrina me ha asegurado que quien de verdad me ame, lo logrará.
El enamorado pensó y pensó y anduvo por muchos lugares en busca de una solución. Hasta que llegó a las tierras frías del norte y al ver un lago que estaba helado comprendió que ahí se podía hacer un agujero en el agua.
El joven demostró el gran amor que sentía por su joven amada y gracias a esto pudieron casarse y fueron muy felices.

Permalink 216 comentarios

La Prueba del Hada Madrina

diciembre 8, 2008 at 10:32 am (cuentos, hada, madrina, prueba)

Hace muchos años había en el reino de la Fantasía un joven muchacho que se anamoró perdidamente de una joven, tan enamorado se sentía que la pidió en matrimonio, pero al hacerlo la bella joven le dijo que su Hada madrina le había puesto una condición: solo podría casarse con el joven que fuera capaz de hacer un agujero en el agua.
¡ Eso es imposible ! Contesto el Joven.
Mi hada madrina me ha asegurado que quien de verdad me ame, lo logrará.
El enamorado pensó y pensó y anduvo por muchos lugares en busca de una solución. Hasta que llegó a las tierras frías del norte y al ver un lago que estaba helado comprendió que ahí se podía hacer un agujero en el agua.
El joven demostró el gran amor que sentía por su joven amada y gracias a esto pudieron casarse y fueron muy felices.

Permalink Dejar un comentario

La Mari Chenchi…esas cosas mias

noviembre 25, 2008 at 8:51 am (chenchi, cuentos, duendes, hadas, historias, mari, relatos)

Image Hosted by ImageShack.us

Erase una vez, un barrio de fantasía, escondido entre el Arco Iris y las Montañas Mágicas,

el lugar donde vivía “la Mari Chenchi”, una de esas Elfas que se hacen notar por lo original de su forma de ser, ella jugaba con todos los Duendes, dejando de lado a las niñas Elfas, no tenía amigas porque decían que era un Mari-Macho y no querían juntarse con ella.

Solo una pequeña Hadita se fijaba en Mari Chenchi, una hadita que la miraba y admiraba sin que ella se diera ni cuenta.

Cuando Mari Chenchi salía al bosque de los juegos, todos los Duendes quedaban a la espera de sus ordenes, ella era quien decidía a que jugar y cuándo comenzaban las peleas entre ellos, esto es lo que más les gustaba, …hacer bandos y luchas.

Mari Chenchi esta Elfa singular, un día dijo que se quería matar, todos los Duendes y las pequeñas Elfas esperaban impacientes que llegara aquel momento, estaban seguros que con este juego lo pasarían genial.

Llego el día y la hora de comenzar el juego, Mari Chenchi se subió a una ventana en el saliente de una roca, apenas tenía altura, desde allí se lanzó quedando su cuerpo de Elfa espachurrado en el suelo.

Que ocurrió después ?

Nadie lo sabe, ningún Duende, ni Elfas volvieron a ver a Mari Chenchi desde aquel día, ni a su espachurrado cuerpo, ni nada que viniera de ella.

Solo aquella Hadita que la miraba y admiraba, preguntaba de vez en cuando en el bosque de los juegos… donde estará Mari Chenchi?

Si alguien sabe qué pasó con Mari Chenchi… La Elfa Mari-Macho:

Dejar un correo mágico en el Barrio de la fantasía, lugar que se encuentra entre El Arco Iris y las Montañas Mágicas, se recompensará la información con polvitos mágicos, ilusiones, fantasías y mucha magia.

Permalink 288 comentarios

La Mari Chenchi…esas cosas mias

noviembre 25, 2008 at 8:51 am (chenchi, cuentos, duendes, hadas, historias, mari, relatos)

Image Hosted by ImageShack.us

Erase una vez, un barrio de fantasía, escondido entre el Arco Iris y las Montañas Mágicas,

el lugar donde vivía “la Mari Chenchi”, una de esas Elfas que se hacen notar por lo original de su forma de ser, ella jugaba con todos los Duendes, dejando de lado a las niñas Elfas, no tenía amigas porque decían que era un Mari-Macho y no querían juntarse con ella.

Solo una pequeña Hadita se fijaba en Mari Chenchi, una hadita que la miraba y admiraba sin que ella se diera ni cuenta.

Cuando Mari Chenchi salía al bosque de los juegos, todos los Duendes quedaban a la espera de sus ordenes, ella era quien decidía a que jugar y cuándo comenzaban las peleas entre ellos, esto es lo que más les gustaba, …hacer bandos y luchas.

Mari Chenchi esta Elfa singular, un día dijo que se quería matar, todos los Duendes y las pequeñas Elfas esperaban impacientes que llegara aquel momento, estaban seguros que con este juego lo pasarían genial.

Llego el día y la hora de comenzar el juego, Mari Chenchi se subió a una ventana en el saliente de una roca, apenas tenía altura, desde allí se lanzó quedando su cuerpo de Elfa espachurrado en el suelo.

Que ocurrió después ?

Nadie lo sabe, ningún Duende, ni Elfas volvieron a ver a Mari Chenchi desde aquel día, ni a su espachurrado cuerpo, ni nada que viniera de ella.

Solo aquella Hadita que la miraba y admiraba, preguntaba de vez en cuando en el bosque de los juegos… donde estará Mari Chenchi?

Si alguien sabe qué pasó con Mari Chenchi… La Elfa Mari-Macho:

Dejar un correo mágico en el Barrio de la fantasía, lugar que se encuentra entre El Arco Iris y las Montañas Mágicas, se recompensará la información con polvitos mágicos, ilusiones, fantasías y mucha magia.

Permalink Dejar un comentario

CUIDADO CON LO QUE LE PIDES AL HADA MADRINA

noviembre 7, 2008 at 9:42 am (cuentos, hada, hadas, madrina)

A todos nos gustaría tener un Hada Madrina para que nos conceda todos nuestros deseos, pero cuidado…
Las Hadas , si están de buen humor te los conceden pero no siempre interpretan bien tus deseos o sencillamente les apetece jugar y…. el deseo puede no ser el que tú esperabas.

Espero que os guste esta historia.

Erase una vez una pareja que cumplía bodas de plata y también sus 60 años de edad. Durante la celebración tuvieron la visita de un hada madrina.

HADA: Como premio por haber tenido un matrimonio ejemplar durante 25 años, les concedo a cada uno un deseo.

ESPOSA: Pues yo… ¡yo quiero hacer un viaje alrededor del mundo junto a mi querido esposo!

El hada movió la varita mágica y…… los pasajes aparecieron en las manos de la mujer.

ESPOSA ¡Ohhhh, qué maravilla!

Después le tocó el turno al marido.

ESPOSO (PENSANDO): Eh… Este… Una oportunidad así sólo se da una vez en la vida. (A ELLA) Perdóname, mi amor, pero…… mi deseo es… tener una mujer 30 años más joven que yo…

ESPOSA: ¿Cómo?

La mujer quedó dolida, pero un deseo es un deseo. El hada hizo un círculo con la varita mágica y…

…¡el hombre pasó a tener 90 años!

HADA: Moraleja: los hombres son unos pillos… pero las hadas madrinas… ¡somos mujeres!

Photo Sharing


Besos y Ramitos de Estrellas para tod@s.

Permalink Dejar un comentario

CUIDADO CON LO QUE LE PIDES AL HADA MADRINA

noviembre 7, 2008 at 9:42 am (cuentos, hada, hadas, madrina)

A todos nos gustaría tener un Hada Madrina para que nos conceda todos nuestros deseos, pero cuidado…
Las Hadas , si están de buen humor te los conceden pero no siempre interpretan bien tus deseos o sencillamente les apetece jugar y…. el deseo puede no ser el que tú esperabas.

Espero que os guste esta historia.

Erase una vez una pareja que cumplía bodas de plata y también sus 60 años de edad. Durante la celebración tuvieron la visita de un hada madrina.

HADA: Como premio por haber tenido un matrimonio ejemplar durante 25 años, les concedo a cada uno un deseo.

ESPOSA: Pues yo… ¡yo quiero hacer un viaje alrededor del mundo junto a mi querido esposo!

El hada movió la varita mágica y…… los pasajes aparecieron en las manos de la mujer.

ESPOSA ¡Ohhhh, qué maravilla!

Después le tocó el turno al marido.

ESPOSO (PENSANDO): Eh… Este… Una oportunidad así sólo se da una vez en la vida. (A ELLA) Perdóname, mi amor, pero…… mi deseo es… tener una mujer 30 años más joven que yo…

ESPOSA: ¿Cómo?

La mujer quedó dolida, pero un deseo es un deseo. El hada hizo un círculo con la varita mágica y…

…¡el hombre pasó a tener 90 años!

HADA: Moraleja: los hombres son unos pillos… pero las hadas madrinas… ¡somos mujeres!

Photo Sharing


Besos y Ramitos de Estrellas para tod@s.

Permalink 360 comentarios

Next page »