UN SER MAGICO "EL TRASGO"

mayo 25, 2009 at 6:53 am (duendes, leyendas, trasgo)

Hoy os traigo a este universo mágico a un duendecillo travieso, un duendecillo amigo de los humanos … bueno, siempre que esté de buen humor y no nos metamos con él porque de otra manera dejará de ser amigo para convertirse en un diablo que nos hará la vida del todo imposible.

Image Hosted by ImageShack.us

EL TRASGO del folclore español es un pequeño duende, diminuto, travieso y juguetón. Mide unos 50 centímetros de altura y suele ir vestido de rojo, con un gorro del mismo color. Tienen orejas puntiagudas, pelo y barba grises y generalmente poseen rasgos físicos o rostros con características grotescas o deformes, su mano izquierda tiene un gran agujero, y sus grandes labios les entorpecen el habla y suelen tener voces chillonas y agudas..

Image Hosted by ImageShack.us

Este duendecito se divierte trasteando por la casa, sobre todo de noche, cuando se vuelve más activo; es entonces cuando se entretiene armando una algarabía terrible por todos los rincones: cambia los objetos de sitio, rompe cosas sin querer, golpea las cacerloas, etc. A este diablillo no se le puede juzgar con términos morales, pues no es ni bueno ni malo, sino ques su actitud depende del trato que reciba de los miembres de la familia con la que convive. Son alegres y trabajadores y colaboran sin rechistar en las labores del hogar cuando se sienten queridos o están de buen humor: barren el suelo encienden el fuego, etc. pero también pueden ser impertinentes y malignos, sobre todo ante los insultos o los malos modales.
Image Hosted by ImageShack.us

A pesar de la alegría que trasmiten los trasgos, convivir con uno de ellos en el hogar puede llegar a ser desesperante, por lo que a veces sólo nos queda expulsarlos de casa, aunque es difícil conseguirlo.
Image Hosted by ImageShack.us

Un remedio que parece funcionar consiste en encargarles una tarea imposible de realizar, aunque como se cree capaz de hacerlo todo, acepta el reto, pero al ser cosas imposibles, siente herido su orgullo y se va.
Image Hosted by ImageShack.us


También para espantarlo se puede andar de noche fingiendo acciones propias de un duende.
Image Hosted by ImageShack.us

Cuentan en Galicia que una humilde familia tuvo que compartir su casa durante mucho tiempo con un trasgo. Era alegre y trabajador, y la familia le tenía cariño, pero llegó un momento en que la convivencia con él se hizo realmente insoportable, pues nunca se cansaba de idear nuevas trastadas. De noche, cuando todos trataban de dormir, él se levantaba y organizaba un escándalo tremendo. Todo lo tocaba, todo lo tiraba, todo lo cambiaba de sitio, hasta que una noche decidieron echarlo. Para ponerle una tarea difícil se les ocurrió ordenarle sacar todo el grano del granero y que lo llevara uno a uno hasta la caseta del bosque. Durante tres días vieron al trasgo entrar y salir del grano con un solo grano entre sus manos. El cuarto día, el trasgo desapareció.

Image Hosted by ImageShack.us

Anuncios

Permalink 38 comentarios

UN SER MAGICO "EL TRASGO"

mayo 25, 2009 at 6:53 am (duendes, leyendas, trasgo)

Hoy os traigo a este universo mágico a un duendecillo travieso, un duendecillo amigo de los humanos … bueno, siempre que esté de buen humor y no nos metamos con él porque de otra manera dejará de ser amigo para convertirse en un diablo que nos hará la vida del todo imposible.

Image Hosted by ImageShack.us

EL TRASGO del folclore español es un pequeño duende, diminuto, travieso y juguetón. Mide unos 50 centímetros de altura y suele ir vestido de rojo, con un gorro del mismo color. Tienen orejas puntiagudas, pelo y barba grises y generalmente poseen rasgos físicos o rostros con características grotescas o deformes, su mano izquierda tiene un gran agujero, y sus grandes labios les entorpecen el habla y suelen tener voces chillonas y agudas..

Image Hosted by ImageShack.us

Este duendecito se divierte trasteando por la casa, sobre todo de noche, cuando se vuelve más activo; es entonces cuando se entretiene armando una algarabía terrible por todos los rincones: cambia los objetos de sitio, rompe cosas sin querer, golpea las cacerloas, etc. A este diablillo no se le puede juzgar con términos morales, pues no es ni bueno ni malo, sino ques su actitud depende del trato que reciba de los miembres de la familia con la que convive. Son alegres y trabajadores y colaboran sin rechistar en las labores del hogar cuando se sienten queridos o están de buen humor: barren el suelo encienden el fuego, etc. pero también pueden ser impertinentes y malignos, sobre todo ante los insultos o los malos modales.
Image Hosted by ImageShack.us

A pesar de la alegría que trasmiten los trasgos, convivir con uno de ellos en el hogar puede llegar a ser desesperante, por lo que a veces sólo nos queda expulsarlos de casa, aunque es difícil conseguirlo.
Image Hosted by ImageShack.us

Un remedio que parece funcionar consiste en encargarles una tarea imposible de realizar, aunque como se cree capaz de hacerlo todo, acepta el reto, pero al ser cosas imposibles, siente herido su orgullo y se va.
Image Hosted by ImageShack.us


También para espantarlo se puede andar de noche fingiendo acciones propias de un duende.
Image Hosted by ImageShack.us

Cuentan en Galicia que una humilde familia tuvo que compartir su casa durante mucho tiempo con un trasgo. Era alegre y trabajador, y la familia le tenía cariño, pero llegó un momento en que la convivencia con él se hizo realmente insoportable, pues nunca se cansaba de idear nuevas trastadas. De noche, cuando todos trataban de dormir, él se levantaba y organizaba un escándalo tremendo. Todo lo tocaba, todo lo tiraba, todo lo cambiaba de sitio, hasta que una noche decidieron echarlo. Para ponerle una tarea difícil se les ocurrió ordenarle sacar todo el grano del granero y que lo llevara uno a uno hasta la caseta del bosque. Durante tres días vieron al trasgo entrar y salir del grano con un solo grano entre sus manos. El cuarto día, el trasgo desapareció.

Image Hosted by ImageShack.us

Permalink Dejar un comentario