NO OS PERDAIS… LA MALDICION DE SER MUJER II

junio 11, 2009 at 8:29 am (antiguedad, menstruación, mitos)

Después de la primera parte en la que todo era malo y las mujeres quedaban olvidadas y encerradas durante su periodo de menstruación resulta que decidieron que no todo era negativo y nuevamente volvieron a aprovecharse de las mujeres menstruantes.
Cosas sorprendentes !!!!
Curiosamente esta supuesta malignidad de la sangre menstrual se utilizó en otros lugares con fines beneficiosos, aunque dejaremos aparte, eso sí, el uso que tuvo en beneficio de unos pocos al realizarse con ella pociones y brebajes brujeriles…

Image Hosted by ImageShack.us

En Birmania pensaban que la sangre menstrual tenía poderes terribles y que sólo su olor era capaz de contaminar el aire, y justamente por ello, cuando una plaga de insectos asolaba sus campos, recurrían a las mujeres menstruantes para que pasearan por ellos con los genitales al desnudo, pensando en que ésto sería suficiente para que los insectos murieran o se alejaran.

Image Hosted by ImageShack.us

En España e Italia, aunque no de forma tan marcada, también se hizo su sitio esta superstición; en Sicilia incluso usaban el agua de la higiene íntima de las menstruantes para humedecer los troncos de los árboles para que no fueran atacados por las orugas.

Image Hosted by ImageShack.us

En Baviera los campesinos entregaban a las vírgenes menstruantes pañuelos de encaje para que los impregnaran con la sangre menstrual, pues los consideraban poderosos amuletos capaces de evitar a quien los llevara accidentes o heridas con hemorragias; incluso las mujeres solteras se guardaban para sí estos amuletos pues, llegado el momento del embarazo, les preservarían de las hemorragias uterinas que les podrían desencadenar un aborto.

Image Hosted by ImageShack.us

En Francia, durante el siglo XVII, se pensaba que la sangre menstrual de una mujer que no hubiese parido tenía la propiedad de apagar los fuegos por muy vivos que fueran éstos.

Image Hosted by ImageShack.us

En el sur de Rusia, pensando que la sangre tendría parte del alma de su propietario, la utilizaban como filtro de amor mezclándola con el vino o el café.

Image Hosted by ImageShack.us

Los que creían en el efecto salutífero de la sangre menstrual la utilizaban para curar el lagrimeo, la epilepsia y las convulsiones en general, los dolores rebeldes, la erisipela, la gota, los diviesos, las verrugas, lamparones, llagas viejas, tercianas, hidrofobia, esterilidad, e incluso curaba el amor voluble asegurando el amor de los hombres.

Image Hosted by ImageShack.us

También se llegó a creer que serviría de contrahechizo, que desharía el Mal de Ojo, preservaría de la peste y desviaría las tormentas.

Image Hosted by ImageShack.us

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

LA MALDICION DE SER MUJER

junio 9, 2009 at 8:20 pm (antiguedad, menstruación, mitos)

Ser mujer nunca nos dijeron que fuera fácil y encima tenemos que cargar con la menstruación, un periodo que para algunas mujeres resulta cosa de nada pero que para otras es una verdadera enfermedad.

Pues para colmo de males aquí os traigo lo que tenían y tienen que padecer las mujeres en diferentes lugares.


los falasha de Etiopía, los llamados Judíos Negros, que disponen en sus poblados de unas casas especiales llamadas “casas de la sangre” o, más significativamente, “casas de la maldición”, donde las mujeres se retiran unos siete días durante su menstruación.


Los indios mondurucus del Brasil, recluían a la mujer durante unos días en una celda especial dentro de la cabaña menstrual, a donde acudía todo el pueblo a arrancarle un pelo de su cabellera.


Diversas tribus del Camerún pintaban a la mujer de rojo durante su regla (advertencia visible sobre el tabú de su estado) y la encerraban en una choza oscura lejos del poblado, dándole de comer y beber a través de un tubo hecho con el hueso del ala de un águila de cabeza blanca y tratándolas como si fueran enfermas contagiosas.


Tribus de la Hehe, en Tanganica, mantenían encerradas a las mentruantes durante cinco días. Hasta un año duraba la cuarentena menstrual entre las indias thlinket y koniaks de Alaska, o las wafiomi de Africa.Las chiriguanas, de los Andes bolivianos, también permanecían todo un año entero de purificación encerradas en sus casas, pero además debían permanecer en un rincón oscuro de la misma, de cara a la pared y sin hablar con nadie.


Uno de los períodos de purificación más largos que existen se realiza entre los ot-danoms de Borneo, que mantienen encerrada a la chica que ha tenido su primera regla durante siete años, tras este periodo se le considera muerta y al salir de la cabaña se le considera como una recién nacida ya purificada, volviéndose más digna como esposa para los hombres ricos del poblado.


En otras ocasiones las mujeres sólo estaban obligadas a llevar un símbolo de la reclusión que sufrían en otros tiempos.

Para evitar que las menstruantes tuvieran que ir a las cabañas de la sangre, los chamanes payutos de California utilizaban una pintura profiláctica encarnada con la que neutralizaban los malos efectos de la reglante, pintándoles las muñecas de ese color o trazando un círculo encarnado en el piso de su cabaña.


Los arapesh de las zonas montañosas de Nueva Guinea se obliga a las mujeres menstruantes a irse fuera del pueblo, debiendo mantener un severo ayuno y con la prohibición explícita de beber o fumar, además se les dan friegas con ortigas e incluso ellas mismas se introducen un manojo de éstas en la vagina como acto purificador, considerando que de paso les fortalecerán y agrandarán sus senos.


en otros pueblos se les obliga a llevar unas almohadillas a modo de compresas junto con el taparrabos o cubresexos, debiendo vivir durante ese tiempo apartadas del poblado y con la obligación de advertir a gritos su estado a todos los que se les acerquen.


En España, especialmente, era creencia muy extendida que la mujer durante la regla era capaz de provocar con sus ojos acciones maléficas por infección; en Argamasilla de Alba y otros pueblos castellanos era habitual pensar que si una mujer menstruante miraba o tocaba a un niño, le produciría el “Mal de Ojo”.


En Alemania se creyó hasta el siglo XVIII que un pelo del pubis de una mujer reglante mezclado con su sangre menstrual, si se dejaba en un estercolero, al cabo de un año se convertiría en una serpiente o daría lugar a la aparición de animales dañinos y venenosos.



También era común creer que si los niños eran engendrados durante el período de la regla serían pelirrojos, viciosos por naturaleza y con alto riesgo de verse afectados por la lepra; para otras personas, los hijos concebidos durante la regla serían deformes y monstruosos, mientras que las niñas serían estériles al no tener nunca sus periodos.


Todavía en la actualidad perdura la creencia de que las mujeres que están menstruando no deben tocar las plantas pues podrían marchitarse o que durante la regla no se debe hacer salsa mahonesa o ajoaceite pues se cortaría y se estropearía; incluso hay quien piensa que las mujeres menstruantes, por bien de su salud, no deben lavarse la cabeza ni tomar alimentos o bebidas frías mientras les dure la hemorragia…


La segunda parte de este post lo dejamos para una siguiente publicación, como veis la cosa no tiene desperdicio !!

Permalink Dejar un comentario

SUPERSTICIONES ANTIGUAS DE LA SEMANA SANTA

abril 6, 2009 at 8:15 am (cosas, mitos, raras, Santa, semana, supersticiones)

Hoy os traigo algunas supersticiones que tenían nuestros abuelos y bisabuelos en Semana Santa, estas cosas parecen que son broma pero nada de eso, esto lo creían a pies juntillas, (bueno eso tengo entendido).

Mirar que cosas :
1.- Cortarse el cabello el Viernes Santo promete un cabello sano y bello el resto del año.
2.- Todo bebé que nazca el Viernes Santo corre el riesgo de traer al Anticristo.
3.- Si algún hijo o hija le levanta la mano para pegarle a sus padres un Viernes Santo, se le puede caer el brazo.
4.- Si algún hijo o hija le saca la lengua a sus padres, la lengua se le puede convertir en lengua de serpiente.
5.- La prohibición, el Viernes Santo, de: Escuchar música que no sea sagrada, bailar, decir groserías, coser, planchar, tomar alcohol y limpiar la casa… “Barrer el suelo es barrer la cara de Cristo”.
6.- La prohibición de alterarse o tan siquiera regañar a los niños (“la ira llama al diablo”) .
7.- Vestirse de rojo sería identificarse con el diablo.
8.- Si se corta un tallo de papaya la mañana de Viernes Santo, sin haber hablado con nadie ese día, el tallo de la papaya empezará a gotear sangre (mito venezolano).
9.- No cortar nada porque se estaría cortando el cuerpo de Cristo. (Esto aplica sólo para el Viernes Santo).
10.- No acercarse a quienes fuman, porque aquel humo “viene del Averno”; sólo acercarse al humo de los sahumerios tradicionales. (mito mexicano).
11.- No trabajar, pues “la Luna se comería al trabajador” (mito ecuatoriano).
12.- No salir ni a la puerta de la calle, el Viernes Santo a las 3 de la tarde (hora de la muerte de Cristo), porque llueve.

Con la desaparición de estas supersticiones vivimos mejor no os parece ?

Permalink 111 comentarios

SUPERSTICIONES ANTIGUAS DE LA SEMANA SANTA

abril 6, 2009 at 8:15 am (cosas, mitos, raras, Santa, semana, supersticiones)

Hoy os traigo algunas supersticiones que tenían nuestros abuelos y bisabuelos en Semana Santa, estas cosas parecen que son broma pero nada de eso, esto lo creían a pies juntillas, (bueno eso tengo entendido).

Mirar que cosas :
1.- Cortarse el cabello el Viernes Santo promete un cabello sano y bello el resto del año.
2.- Todo bebé que nazca el Viernes Santo corre el riesgo de traer al Anticristo.
3.- Si algún hijo o hija le levanta la mano para pegarle a sus padres un Viernes Santo, se le puede caer el brazo.
4.- Si algún hijo o hija le saca la lengua a sus padres, la lengua se le puede convertir en lengua de serpiente.
5.- La prohibición, el Viernes Santo, de: Escuchar música que no sea sagrada, bailar, decir groserías, coser, planchar, tomar alcohol y limpiar la casa… “Barrer el suelo es barrer la cara de Cristo”.
6.- La prohibición de alterarse o tan siquiera regañar a los niños (“la ira llama al diablo”) .
7.- Vestirse de rojo sería identificarse con el diablo.
8.- Si se corta un tallo de papaya la mañana de Viernes Santo, sin haber hablado con nadie ese día, el tallo de la papaya empezará a gotear sangre (mito venezolano).
9.- No cortar nada porque se estaría cortando el cuerpo de Cristo. (Esto aplica sólo para el Viernes Santo).
10.- No acercarse a quienes fuman, porque aquel humo “viene del Averno”; sólo acercarse al humo de los sahumerios tradicionales. (mito mexicano).
11.- No trabajar, pues “la Luna se comería al trabajador” (mito ecuatoriano).
12.- No salir ni a la puerta de la calle, el Viernes Santo a las 3 de la tarde (hora de la muerte de Cristo), porque llueve.

Con la desaparición de estas supersticiones vivimos mejor no os parece ?

Permalink Dejar un comentario

LA REINA LOBA

noviembre 28, 2008 at 11:02 am (Galicia, historias, leyendas, mitos, relatos)

Buen fin de semana, pasarlo muy bien y sacar todo el partido a este pequeño descanso.

Os dejo una nueva Leyenda.

Cuentan que, en la provincia de Orense, vivió una poderosa mujer, tan cruel y soberbia, que era llamada por los campesinos de su señorío, “la Reina Loba”.
Para su manutención y la de sus allegados, (tan despiadados como ella misma), obligaba a sus súbditos a entregarle, cada día, una vaca, un cerdo, y una carreta llena de otros alimentos. Las familias campesinas se turnaban en esta entrega de vituallas, por miedo a los servidores de la Loba, que arrasaban e incendiaban casas y cosechas, y asesinaban a todos los habitantes de las aldeas en las que alguna familia se hubiese negado a entregar lo que se les reclamaba.
En este clima de terror vivía la comarca entera, cuando le llegó el turno de entregar los alimentos al pueblo de Figueiros. Sus vecinos se reunieron en asamblea, y decidieron no pagar un tributo que les arruinaba .
Pero decir no pagaremos, no era suficiente, porque la reina mandaría contra ellos a sus huestes, y serían perseguidos y muertos. Decidieron que si habían de morir de hambre o a manos de los sicarios de la Loba, mejor era morir combatiendo contra ella, así que se armaron lo mejor que pudieron. Hicieron lanzas y jabalinas, arcos y flechas, tomaron piedras y garrotes, y en la oscuridad de la noche, se pusieron en marcha hacia el castillo de la malvada mujer.
La Loba y sus secuaces, dormían. Fiados en el terror que infundían en la comarca, descuidaron la vigilancia. Nunca nadie se había atrevido a desafiar su poder, ni contaban con que tal cosa pudiera suceder.
Sigilosamente, los vecinos de Figueirós, treparon murallas y abrieron puertas sorprendiendo a los sicarios de la Loba. Un breve, pero encarnizado combate, dio la victoria a los lugareños, que se lanzaron escaleras arriba en busca de su opresora.
La Loba, se había refugiado en la torre más alta, pero ninguna puerta era lo bastante segura para resistir a los decididos asaltantes. Cuando vio caer su última defensa ante el empuje de sus enemigos, y no queriendo someterse a quienes ella consideraba sus esclavos, la Loba corrió hacia la ventana y se arrojó al vacío, muriendo destrozada sobre las rocas. Con su muerte, acabó el suplicio de los habitantes de la comarca, que recordaron durante siglos, en romances y canciones, el valor de los vecinos de Figueirós.
(desconozco el autor)

Permalink 186 comentarios

LA REINA LOBA

noviembre 28, 2008 at 11:02 am (Galicia, historias, leyendas, mitos, relatos)

Buen fin de semana, pasarlo muy bien y sacar todo el partido a este pequeño descanso.

Os dejo una nueva Leyenda.

Cuentan que, en la provincia de Orense, vivió una poderosa mujer, tan cruel y soberbia, que era llamada por los campesinos de su señorío, “la Reina Loba”.
Para su manutención y la de sus allegados, (tan despiadados como ella misma), obligaba a sus súbditos a entregarle, cada día, una vaca, un cerdo, y una carreta llena de otros alimentos. Las familias campesinas se turnaban en esta entrega de vituallas, por miedo a los servidores de la Loba, que arrasaban e incendiaban casas y cosechas, y asesinaban a todos los habitantes de las aldeas en las que alguna familia se hubiese negado a entregar lo que se les reclamaba.
En este clima de terror vivía la comarca entera, cuando le llegó el turno de entregar los alimentos al pueblo de Figueiros. Sus vecinos se reunieron en asamblea, y decidieron no pagar un tributo que les arruinaba .
Pero decir no pagaremos, no era suficiente, porque la reina mandaría contra ellos a sus huestes, y serían perseguidos y muertos. Decidieron que si habían de morir de hambre o a manos de los sicarios de la Loba, mejor era morir combatiendo contra ella, así que se armaron lo mejor que pudieron. Hicieron lanzas y jabalinas, arcos y flechas, tomaron piedras y garrotes, y en la oscuridad de la noche, se pusieron en marcha hacia el castillo de la malvada mujer.
La Loba y sus secuaces, dormían. Fiados en el terror que infundían en la comarca, descuidaron la vigilancia. Nunca nadie se había atrevido a desafiar su poder, ni contaban con que tal cosa pudiera suceder.
Sigilosamente, los vecinos de Figueirós, treparon murallas y abrieron puertas sorprendiendo a los sicarios de la Loba. Un breve, pero encarnizado combate, dio la victoria a los lugareños, que se lanzaron escaleras arriba en busca de su opresora.
La Loba, se había refugiado en la torre más alta, pero ninguna puerta era lo bastante segura para resistir a los decididos asaltantes. Cuando vio caer su última defensa ante el empuje de sus enemigos, y no queriendo someterse a quienes ella consideraba sus esclavos, la Loba corrió hacia la ventana y se arrojó al vacío, muriendo destrozada sobre las rocas. Con su muerte, acabó el suplicio de los habitantes de la comarca, que recordaron durante siglos, en romances y canciones, el valor de los vecinos de Figueirós.
(desconozco el autor)

Permalink Dejar un comentario

El Duende de la hornilla – 2ª parte

noviembre 19, 2008 at 7:09 am (duendes, hornilla, leyendas, mitos)

Las personas encargadas de la investigación del caso, viendo que la cosa pintaba muy negra y no podían resolverlo solo, decidieron pedir ayuda de expertos de varios ámbitos que pudieran arrojar un poco de luz sobre este misterio. Así se requirió la ayuda de una Ingeniero y de un Arquitecto que serian los encargados de registrar hasta el último rincón de aquel edificio para buscar posibles causas técnicas que pudieran provocar aquellos hechos, se creó un equipo médico que se encargaría de realizar las pruebas y análisis pertinentes a todos los miembros de la familia afectada en la confianza de encontrar algún síntoma que hiciera responsable a alguien, consciente o inconscientemente, de aquellas desagradables manifestaciones.

El primer sitio que inspeccionaron fue la salida de humos y no pudieron encontrar nada que no fuera normal. Se investigo por todo el edificio y en los inmuebles colindantes, en azotas, cuartos trasteros, y en los sótanos, por investigar… hasta las cloacas que pasaban por el interior de la calle fueron recorridas. Se revisaron los conductos de ventilación, cañerías, chimeneas, instalaciones eléctricas y telefónicas, todo, todo fue investigado y rastreado, pero nada se pudo encontrar que fuera la causa que aquella voz que emergía de aquella casa provocando el terror de todos los que vivían en el edificio.

Alguna persona quiso involucrar a la asistenta de la familia como autora inconsciente de las voces, ya que las voces solo se oían en su presencia, y por tal motivo, debía ser ella la que de alguna forma involuntaria provocara aquellos hechos. Esto jamás se pudo comprobar.

El misterio parecía no tener solución, lo peor era que aquella voz fue cada vez más fuerte y el tono más amenazador, las autoridades de la ciudad, viéndose cada vez más impotentes para resolver aquel suceso decidieron zanjar la cuestión al declarar lo siguiente:

“Por no poderse demostrar la participación de persona alguna responsable de provocar aquellas voces, el hecho no podía dejar de interpretarse como algo excepcional e inhabitual y nadie debería darle más importancia que la que provoca un suceso de esta característica”.

Y se quedaron tan anchos… toma ya ¡!!!

Por fin a finales de aquel mismo año la voz dejo de oírse. Desapareció tal y como había llegado.

El misterio del Duende de la hornilla jamás fue resuelto y con el paso de los años aún se siguen preguntando qué fue lo que ocurrió en aquel inmueble, este suceso es de los más conocidos por todos los investigadores y profesionales expertos en estos temas.

Hoy en día en el mismo lugar de los hechos, se levanta un edificio de oficinas y como no les da miedo le han puesto el nombre de: “El Duende”, esperemos que no vuelva el misterio de nuevo.

Como toda Leyenda hay una segunda versión y aquí la dejo:

Muchos años después de ocurrir todo este misterio, el edificio fue demolido para poder construir el actual , la sorpresa fue tremenda cuando de repente vieron que había un sótano oculto que nadie conocía ni se sabía que existía, allí estaban, nueve individuos de muy corta estatura y caras demacradas, parecían seres de otro mundo, eran falsificadores de monedas, serían ellos los causantes de las voces?

Será verdad esta otra versión de la Leyenda?

Quien lo sabe, la realidad fue que durante el tiempo que duraron los sucesos los vecinos vivieron aterrados y aún hoy se recuerda.

Permalink Dejar un comentario

El Duende de la hornilla – 2ª parte

noviembre 19, 2008 at 7:09 am (duendes, hornilla, leyendas, mitos)

Las personas encargadas de la investigación del caso, viendo que la cosa pintaba muy negra y no podían resolverlo solo, decidieron pedir ayuda de expertos de varios ámbitos que pudieran arrojar un poco de luz sobre este misterio. Así se requirió la ayuda de una Ingeniero y de un Arquitecto que serian los encargados de registrar hasta el último rincón de aquel edificio para buscar posibles causas técnicas que pudieran provocar aquellos hechos, se creó un equipo médico que se encargaría de realizar las pruebas y análisis pertinentes a todos los miembros de la familia afectada en la confianza de encontrar algún síntoma que hiciera responsable a alguien, consciente o inconscientemente, de aquellas desagradables manifestaciones.

El primer sitio que inspeccionaron fue la salida de humos y no pudieron encontrar nada que no fuera normal. Se investigo por todo el edificio y en los inmuebles colindantes, en azotas, cuartos trasteros, y en los sótanos, por investigar… hasta las cloacas que pasaban por el interior de la calle fueron recorridas. Se revisaron los conductos de ventilación, cañerías, chimeneas, instalaciones eléctricas y telefónicas, todo, todo fue investigado y rastreado, pero nada se pudo encontrar que fuera la causa que aquella voz que emergía de aquella casa provocando el terror de todos los que vivían en el edificio.

Alguna persona quiso involucrar a la asistenta de la familia como autora inconsciente de las voces, ya que las voces solo se oían en su presencia, y por tal motivo, debía ser ella la que de alguna forma involuntaria provocara aquellos hechos. Esto jamás se pudo comprobar.

El misterio parecía no tener solución, lo peor era que aquella voz fue cada vez más fuerte y el tono más amenazador, las autoridades de la ciudad, viéndose cada vez más impotentes para resolver aquel suceso decidieron zanjar la cuestión al declarar lo siguiente:

“Por no poderse demostrar la participación de persona alguna responsable de provocar aquellas voces, el hecho no podía dejar de interpretarse como algo excepcional e inhabitual y nadie debería darle más importancia que la que provoca un suceso de esta característica”.

Y se quedaron tan anchos… toma ya ¡!!!

Por fin a finales de aquel mismo año la voz dejo de oírse. Desapareció tal y como había llegado.

El misterio del Duende de la hornilla jamás fue resuelto y con el paso de los años aún se siguen preguntando qué fue lo que ocurrió en aquel inmueble, este suceso es de los más conocidos por todos los investigadores y profesionales expertos en estos temas.

Hoy en día en el mismo lugar de los hechos, se levanta un edificio de oficinas y como no les da miedo le han puesto el nombre de: “El Duende”, esperemos que no vuelva el misterio de nuevo.

Como toda Leyenda hay una segunda versión y aquí la dejo:

Muchos años después de ocurrir todo este misterio, el edificio fue demolido para poder construir el actual , la sorpresa fue tremenda cuando de repente vieron que había un sótano oculto que nadie conocía ni se sabía que existía, allí estaban, nueve individuos de muy corta estatura y caras demacradas, parecían seres de otro mundo, eran falsificadores de monedas, serían ellos los causantes de las voces?

Será verdad esta otra versión de la Leyenda?

Quien lo sabe, la realidad fue que durante el tiempo que duraron los sucesos los vecinos vivieron aterrados y aún hoy se recuerda.

Permalink 173 comentarios

El Duende de la Hornilla – 1ª Parte

noviembre 18, 2008 at 8:17 am (duendes, hornilla, leyendas, mitos, relatos)

Gracias por todos vuestros comentarios, han sido la mejor medicina para este pedazo de Gripe que he pillado, no recuerdo haber tenido una peor en mi vida, mi primo dice que esto me pasa por no vacunarme, pues me han comentado que este año no ha servido de mucho la vacuna porque los vacunados han caído también y además con unos síntomas muy fuertes.

He sido obediente y me tomado todos los zumos que álgun@s me habéis dejado en el blog ¡!!

Gracias por vuestro cariño…recibir también el mío que sale desde mi corazón para cada un@ de vosotr@s.

Y para no perder el ritmo os traigo una Leyenda:

Todavía hoy se recuerda aquel mes de Septiembre del año 1.934, cuando la calle Gascón de Gotor permanecía en silencio, era noche cerrada y fría y solo el viento entraba rugiendo por los huecos de de ventanas y puertas, pero no solo el viento sería el protagonista de aquella noche, en el número 2 del portal de aquella calle, de repente…. Un terrible grito que se dejo oír en la oscuridad, todos los vecinos del inmueble se despertaron alarmados.

Con todo el miedo en el cuerpo fueron saliendo al rellano de las escaleras, estaban asustados y con las huellas del sueño en sus caras pero allí estaban buscando el motivo de aquel alarido y había interrumpido su descanso, parecía que todo procedía del segundo piso. Comprobaron que estaban en lo cierto pues los dueños de la vivienda estaban en un rincón agazapados en pijama y con el rostro aterrorizado.

El motivo de su miedo procedía de la cocina de la vivienda, era de allí de donde había surgido la voz. Este era el comienzo de un extraño suceso que ocurrió en Zaragoza y que durante quince días llegó a movilizar a todas las altas instancias de la capital aragonesa que fueron incapaces de desentrañar la causa de aquellos extraños sucesos.

La cocina tenía las paredes con baldosas blancas y había un antiguo respiradero con una pequeña puerta metálica. Era una vieja y grasienta chimenea que antes se utilizaban como salida de humos y olores. De aquel estrecho agujero había salido la voz; una voz, grave, profunda, la familia ya no sabía qué hacer porque lo estaba pasando muy mal y su salud mental estaba corriendo peligro ante tales hechos, tuvieron que pedir ayuda a las fuerzas del orden.

La policía se personó en el domicilio varias veces haciendo registros e inspecciones sin encontrar una causa que desentrañara el extraño fenómeno.

Con el paso de los días los rumores sobre los fenómenos que ocurrían en aquella casa circularon por toda la ciudad provocando un tremendo alarmismo entre sus habitantes y claro un gran problema para la policía porque no sabían cómo solucionar estos sucesos que escapaban a su entendimiento y que carecían de toda lógica.

Las gentes se quedaban agrupadas en la calle cotilleando incluso ya le habían puesto el nombre: la casa del Duende.

Los periódicos se hicieron eco de la noticia y llenaban sus páginas relatando todo lo que estaba sucediendo.

Aquella voz, continuaba oyéndose durante las siguientes noches e incluso llego a entablar conversación con algunos funcionarios que se encontraban allí presentes. ….

Mañana la segunda parte

Permalink Dejar un comentario

El Duende de la Hornilla – 1ª Parte

noviembre 18, 2008 at 8:17 am (duendes, hornilla, leyendas, mitos, relatos)

Gracias por todos vuestros comentarios, han sido la mejor medicina para este pedazo de Gripe que he pillado, no recuerdo haber tenido una peor en mi vida, mi primo dice que esto me pasa por no vacunarme, pues me han comentado que este año no ha servido de mucho la vacuna porque los vacunados han caído también y además con unos síntomas muy fuertes.

He sido obediente y me tomado todos los zumos que álgun@s me habéis dejado en el blog ¡!!

Gracias por vuestro cariño…recibir también el mío que sale desde mi corazón para cada un@ de vosotr@s.

Y para no perder el ritmo os traigo una Leyenda:

Todavía hoy se recuerda aquel mes de Septiembre del año 1.934, cuando la calle Gascón de Gotor permanecía en silencio, era noche cerrada y fría y solo el viento entraba rugiendo por los huecos de de ventanas y puertas, pero no solo el viento sería el protagonista de aquella noche, en el número 2 del portal de aquella calle, de repente…. Un terrible grito que se dejo oír en la oscuridad, todos los vecinos del inmueble se despertaron alarmados.

Con todo el miedo en el cuerpo fueron saliendo al rellano de las escaleras, estaban asustados y con las huellas del sueño en sus caras pero allí estaban buscando el motivo de aquel alarido y había interrumpido su descanso, parecía que todo procedía del segundo piso. Comprobaron que estaban en lo cierto pues los dueños de la vivienda estaban en un rincón agazapados en pijama y con el rostro aterrorizado.

El motivo de su miedo procedía de la cocina de la vivienda, era de allí de donde había surgido la voz. Este era el comienzo de un extraño suceso que ocurrió en Zaragoza y que durante quince días llegó a movilizar a todas las altas instancias de la capital aragonesa que fueron incapaces de desentrañar la causa de aquellos extraños sucesos.

La cocina tenía las paredes con baldosas blancas y había un antiguo respiradero con una pequeña puerta metálica. Era una vieja y grasienta chimenea que antes se utilizaban como salida de humos y olores. De aquel estrecho agujero había salido la voz; una voz, grave, profunda, la familia ya no sabía qué hacer porque lo estaba pasando muy mal y su salud mental estaba corriendo peligro ante tales hechos, tuvieron que pedir ayuda a las fuerzas del orden.

La policía se personó en el domicilio varias veces haciendo registros e inspecciones sin encontrar una causa que desentrañara el extraño fenómeno.

Con el paso de los días los rumores sobre los fenómenos que ocurrían en aquella casa circularon por toda la ciudad provocando un tremendo alarmismo entre sus habitantes y claro un gran problema para la policía porque no sabían cómo solucionar estos sucesos que escapaban a su entendimiento y que carecían de toda lógica.

Las gentes se quedaban agrupadas en la calle cotilleando incluso ya le habían puesto el nombre: la casa del Duende.

Los periódicos se hicieron eco de la noticia y llenaban sus páginas relatando todo lo que estaba sucediendo.

Aquella voz, continuaba oyéndose durante las siguientes noches e incluso llego a entablar conversación con algunos funcionarios que se encontraban allí presentes. ….

Mañana la segunda parte

Permalink 203 comentarios

Next page »