Adivinación

noviembre 27, 2008 at 9:34 am (adivinación, antiguedad, curiosidades)

La Adivinación es una puerta que se abre para dejar visible lo que está por llegar, la predicción del futuro es algo que se ha estado haciendo desde siempre, hoy voy a poner algunas formas de adivinación que se utilizaban en la antigüedad, no todas, porque hay infinidad de ellas, solo algunas curiosas.

CRISTOLAMANCIA:

Adivinación por medio del cristal, se sacaban presagios de los espejos, vasos oblicuos, cilíndricos, o de alguna otra figura formada de cristal, de las cuales se decían que se albergaba el demonio en ellas.

CRONIOMANCIA:

Adivinación por medio de las cebollas, se practicaba en la noche de Navidad, se ponían algunas cebollas sobre el altar, y se escribía encima el nombre de la persona o personas de las que se querían tener noticias.
La cebolla que brotaba primero anunciaba que el sujeto cuyo nombre tenia, gozaba de perfecta salud.

Esta adivinación se utilizo en Alemania, entre las jóvenes que deseaban saber a quien iban a tener por marido.

DACTILOMANCIA :

Adivinación que se hacía teniendo un anillo mágico suspendido por un hilo sobre unamesa redonda.

En los bordes de la mesa, estaban escritas las letras del alfabeto, ahora bien, cuando el anillo empezaba a oscilar, señalaba ciertas letras, las cuales unidas después, componían uno más nombres que servían para dar una contestación a las preguntas formuladas.

DAFNOMANCIA :

Adivinación por medio del laurel, se practicaba de dos formas diferentes:
La primera: Se echaba al fuego un ramo de laurel, si al quemarse hacia ruido era un buen presagio y malo cuando ardía sin hacerlo.
La segunda: Consistía en mascar un poco de laurel antes de dar la respuesta con el objeto de que Apolo, a quien estaba consagrado aquel árbol, le inspirase, este último medio era el que utilizaban las pitonisas, las sibilas y los sacerdotes de Apolo, a los que se les llamaba “Dafnefagos”, es decir comedores de laurel.

EROMANCIA:

Es una de las 6 formas de adivinaciones practicadas por los Persas y su medio era el aire.

Se envolvían la cabeza con una servilleta, exponían al aire un vaso lleno de agua y procedían en voz baja con sus votos y si el agua llegaba a levantar algunas burbujas eran un pronóstico feliz, sus deseos se cumplirían.

ESCIAMANCIA:

Adivinación que consiste en evocar la sombra de los muertos para conocer de ellos el futuro, se diferenciaba de la NIGROMANCIA y de la PISCOMANCIA, en que no era ni el alma ni el cuerpo del muerto quienes aparecían sino solo su imagen.

ESPODOMANCIA:

Adivinación que se practicaban entre los antiguos por medio de las cenizas de los sacrificios.

En Alemania quedan algunos vestigios, se escribe al anochecer con la punta del dedo sobre las cenizas lo que quieren saber, y al día siguiente examinan los caracteres que han quedado aun legibles y de ellos sacan respuestas, algunas veces el diablo se encargaba de ir a escribir la respuesta.

ESTERNOMANCIA:

Adivinación por el vientre, se sabían las hechos futuros cuando se obligaba a un demonio o a un espíritu a hablar a través del vientre o del cuerpo de un poseído.

GEOMANCIA:

Adivinación por la Tierra, consiste en arrojar un puñado de polvo en el suelo o encima de una mesa para observar los sucesos futuros por las líneas y figuras que aparecían.

Otra práctica era, trazando en la Tierra líneas o círculos sobre los que se creían poder adivinar lo que se anhelaba, dependiendo de las figuras que salían, así profetizaban.

HIPOMANCIA:

Adivinación que utilizaban los Céltas, los cuales sacaban sus pronósticos de los relinchos y movimiento de unos caballos blancos criados con todo esmero y veneración a expensas del pueblo.

En unos bosques sagrados, se alimentaban los caballos en el templo de los dioses, y los hacían salir antes de declarar la guerra a sus enemigos, cuando el caballo empezaba a andar con la pata derecha era favorable, cuando lo hacía con la izquierda, era mal agüero y renunciaban a la batalla.

MARGARITOMANCIA:

Método adivinatorio que usaba las perlas. Se colocaba una perla dentro de un vaso, boca abajo. El consultante pronuncia los nombres de todos los sospechosos de algún delito. Cuando se nombraba al culpable, la perla saltaba.

LA VOMITOMANCIA:

Asquerosa forma de adivinación, consiste en decir el futuro mirando el vómito del consultante.

LA METEOROMANCIA:

Otra forma de adivinación tanto desagradable, consistía en medir la densidad, textura y olor de los eructos y ventosidades del consultante.

Menos mal que esto ya no se utiliza para la adivinación!!

Ahora la técnica es mucho más cómoda, limpia y agradable.

Anuncios

Permalink 150 comentarios

Adivinación

noviembre 27, 2008 at 9:34 am (adivinación, antiguedad, curiosidades)

La Adivinación es una puerta que se abre para dejar visible lo que está por llegar, la predicción del futuro es algo que se ha estado haciendo desde siempre, hoy voy a poner algunas formas de adivinación que se utilizaban en la antigüedad, no todas, porque hay infinidad de ellas, solo algunas curiosas.

CRISTOLAMANCIA:

Adivinación por medio del cristal, se sacaban presagios de los espejos, vasos oblicuos, cilíndricos, o de alguna otra figura formada de cristal, de las cuales se decían que se albergaba el demonio en ellas.

CRONIOMANCIA:

Adivinación por medio de las cebollas, se practicaba en la noche de Navidad, se ponían algunas cebollas sobre el altar, y se escribía encima el nombre de la persona o personas de las que se querían tener noticias.
La cebolla que brotaba primero anunciaba que el sujeto cuyo nombre tenia, gozaba de perfecta salud.

Esta adivinación se utilizo en Alemania, entre las jóvenes que deseaban saber a quien iban a tener por marido.

DACTILOMANCIA :

Adivinación que se hacía teniendo un anillo mágico suspendido por un hilo sobre unamesa redonda.

En los bordes de la mesa, estaban escritas las letras del alfabeto, ahora bien, cuando el anillo empezaba a oscilar, señalaba ciertas letras, las cuales unidas después, componían uno más nombres que servían para dar una contestación a las preguntas formuladas.

DAFNOMANCIA :

Adivinación por medio del laurel, se practicaba de dos formas diferentes:
La primera: Se echaba al fuego un ramo de laurel, si al quemarse hacia ruido era un buen presagio y malo cuando ardía sin hacerlo.
La segunda: Consistía en mascar un poco de laurel antes de dar la respuesta con el objeto de que Apolo, a quien estaba consagrado aquel árbol, le inspirase, este último medio era el que utilizaban las pitonisas, las sibilas y los sacerdotes de Apolo, a los que se les llamaba “Dafnefagos”, es decir comedores de laurel.

EROMANCIA:

Es una de las 6 formas de adivinaciones practicadas por los Persas y su medio era el aire.

Se envolvían la cabeza con una servilleta, exponían al aire un vaso lleno de agua y procedían en voz baja con sus votos y si el agua llegaba a levantar algunas burbujas eran un pronóstico feliz, sus deseos se cumplirían.

ESCIAMANCIA:

Adivinación que consiste en evocar la sombra de los muertos para conocer de ellos el futuro, se diferenciaba de la NIGROMANCIA y de la PISCOMANCIA, en que no era ni el alma ni el cuerpo del muerto quienes aparecían sino solo su imagen.

ESPODOMANCIA:

Adivinación que se practicaban entre los antiguos por medio de las cenizas de los sacrificios.

En Alemania quedan algunos vestigios, se escribe al anochecer con la punta del dedo sobre las cenizas lo que quieren saber, y al día siguiente examinan los caracteres que han quedado aun legibles y de ellos sacan respuestas, algunas veces el diablo se encargaba de ir a escribir la respuesta.

ESTERNOMANCIA:

Adivinación por el vientre, se sabían las hechos futuros cuando se obligaba a un demonio o a un espíritu a hablar a través del vientre o del cuerpo de un poseído.

GEOMANCIA:

Adivinación por la Tierra, consiste en arrojar un puñado de polvo en el suelo o encima de una mesa para observar los sucesos futuros por las líneas y figuras que aparecían.

Otra práctica era, trazando en la Tierra líneas o círculos sobre los que se creían poder adivinar lo que se anhelaba, dependiendo de las figuras que salían, así profetizaban.

HIPOMANCIA:

Adivinación que utilizaban los Céltas, los cuales sacaban sus pronósticos de los relinchos y movimiento de unos caballos blancos criados con todo esmero y veneración a expensas del pueblo.

En unos bosques sagrados, se alimentaban los caballos en el templo de los dioses, y los hacían salir antes de declarar la guerra a sus enemigos, cuando el caballo empezaba a andar con la pata derecha era favorable, cuando lo hacía con la izquierda, era mal agüero y renunciaban a la batalla.

MARGARITOMANCIA:

Método adivinatorio que usaba las perlas. Se colocaba una perla dentro de un vaso, boca abajo. El consultante pronuncia los nombres de todos los sospechosos de algún delito. Cuando se nombraba al culpable, la perla saltaba.

LA VOMITOMANCIA:

Asquerosa forma de adivinación, consiste en decir el futuro mirando el vómito del consultante.

LA METEOROMANCIA:

Otra forma de adivinación tanto desagradable, consistía en medir la densidad, textura y olor de los eructos y ventosidades del consultante.

Menos mal que esto ya no se utiliza para la adivinación!!

Ahora la técnica es mucho más cómoda, limpia y agradable.

Permalink Dejar un comentario

ADIVINAR CON EL CORDON UMBILICAL

julio 1, 2008 at 7:25 pm (adivinación, onfalomancia, rituales)


LA ONFALOMANCIA es la adivinación del futuro mediante el cordón umbilical.
Esta forma de adivinación ha sido considerada como una especialidad de las antiguas parteras durante milenios.

En la antigua Grecia las parteras predecían el número de hijos que se tendrían posteriormente dependiendo al número de nudos o botones carnosos que presentaba el cordón umbilical del primer hijo recién nacido.
Para las parteras japonesas tenía mucha importancia como se secaba el cordón, si se volvía oscuro y manchado predecía una muerte prematura, pero si se mantenía limpio y de color uniforme era auspicio de una larga vida.
En la comunidad Skékely de Transilvania se practicaba una técnica especial : mojaban el cordón recién cortado en el agua y miraban en su transparencia como si fuera una bola de cristal así podían ver lo que le reservaba el futuro al recién nacido.
Hoy en día aún se pueden encontrar parteras onfalománticas en algunos poblados indígenas mexicanos. Quizá su mayor especialidad es la predicción de los partos futuros tal y como hacían las comadronas griegas en base al número de nudos que presenta el cordón, pero además, sabiendo interpretar la distancia a la que se encuentran los nudos pueden predecir la cadencia con la cual vendrán al mundo e incluso, si el nudo es muy pequeño, un aborto futuro, o si dos de estos botones se encuentran muy próximos entre sí y casi fusionados, el nacimiento de gemelos (curiosamente esta última es una predicción que puede modificarse, ya que si la madre no desea gemelos debe destruir los botones).
También ha servido para orientar el futuro profesional del recién nacido, existiendo en todo el mundo muchos ejemplos de este uso particular. Si el cordón era de varón las parteras aztecas se lo entregaban a los soldados para que lo llevaran y lo enterraran en el campo de batalla y así el niño sería aficionado a la lucha y un buen guerrero, y si era de hembra lo enterraban en el hogar para que la mujer se acostumbrara a estar encasa y hacer las cosas que eran menester para comer.
En Europa nos encontramos con prácticas similares, como era el antiguo ritual practicado en la Babiera renana en el que se envolvía el cordón umbilical durante cierto tiempo en un trozo de lino viejo y después se cortaba o pinchaba en trocitos según fuera de niño o de niña, a fin de que cuando crecieran fueran hábiles artesanos o buenas costureras.
En España el interés en el futuro se orientaba más a la obtención de ciertos deseos personales más que profesionales, y la madre guardaba el cordón del niño hasta que fuera soldado, pues si lo llevaba dentro de una bolsita colgado del cuello o bien cosido a la ropa, obtendría un buen número en el sorteo de las quintas para el servicio militar, y en caso de ir a la guerra no moriría en ella; si pertenecía a una niña se guardaba para cuando fuera mujer, pues si se reducía a polvo el cordón desecado y se mezclaba con un alimento o una bebida, dándoselo a tomar al hombre deseado, éste se enamoraría de ella.
En otras ocasiones actuaba como amuleto o guardián mágico de su dueño. Es una práctica bastante extendida colocar el cordón umbilical junto al niño para que actúe como un ángel de la guarda: puede estar colgado de una pared o viga de la habitación del pequeño, anudado junto a la cabecera de la cuna o, incluso, escondido en el interior de la almohada.

Permalink 46 comentarios

CATOPTROMANCIA: Adivinación con espejos y bolas de cristal

junio 12, 2008 at 9:37 am (adivinación, articulos, bolas, espejos, historias)


Una forma de adivinación antiquísima es la Catoptromancia, es la adivinación por los espejos
Entre los griegos y los romanos se ponía un niño ante un espejo metálico (los espejos de vidrio no empezaron a fabricarse hasta el siglo XIII), siguiendo un ritual mágico y en el momento que determinaban los astrólogos, de forma que solo el pequeño pudiese ver la superficie reflectante. Era entonces cuando el mago o sacerdote que veía en la pulimentada superficie, el muchacho convenientemente excitado por el filtro que le habían hecho beber- daba la respuesta, que se tenía como respuesta de lo que sucedería en el futuro.
Otra variante practicada en Patras estaba destinada a ver en el espejo a una persona de la que hacía tiempo no se tenía noticias; de esta manera sabía si vivía o había muerto. El mismo Pausanias(geógrafo e historiador griego) dice que en un templo situado cerca de Megalópolis estaba instalado un espejo que tenía la propiedad de que todo el que se miraba en él se veía confusamente o no se veía en absoluto, mientras que las figuras de los dioses en sus tronos se distinguían perfectamente y con toda claridad.
Cuando llegó la Edad Media, comenzaron a proliferar los espejos de cristal, de esta forma se extendió muchísimo la Catoptromancia, pasando a llamarse espejos mágicos, un instrumento obligado de los magos y adivinos. Normalmente estos espejos tenían grabados signos cabalísticos y astrológicos, bastante finos, para no perjudicar su poder reflectante, pero se distinguían perfectamente si el espejo o el que lo miraba tomaba una determinada posición.
Hasta el siglo XVIII la Catoptromancia tuvo muchísima aceptación, pero en el siglo siguiente y en la primera mitad del siglo XX la “Cristalomancia” ha desbancado casi totalmente a aquella, sobre todo la especialidad de la adivinación mediante la Bola de Cristal.
En Francia estuvo muy en boga la catoptromancia, incluso se utilizaba para descubrir ladrones y malhechores. Si un campesino, por ejemplo, eta robado o agredido y no podía ver a su atacante, acudía al mago o adivino de la localidad, el cual le introducía en una habitación en penumbra, donde había un gran espejo. Se efectuaban ciertos rituales mágicos y el aldeano podía ver la figura del agresor o del ladrón reflejada en el espejo. En caso de haberse producido un asesinato se procedía de manera parecida con los familiares de la persona fallecida.
Qué suerte tenemos de no vivir en aquellos tiempos, imaginar que alguien diga, esa figura del espejo es de tal o cual persona solo porque te tenía ojeriza o envidia .

Permalink 36 comentarios