UN EMPERADOR EN LA TERMINAL DE BARAJAS

enero 26, 2009 at 8:24 am (articulo, barajas, emperador)

Hay una película que me gusto mucho cuando la vi se llama “La terminal” y trata de un hombre que por una serie de problemas tiene que vivir durante un tiempo en el Aeropuerto, pues bien hay un hombre que vive realmente en una terminal del Aeropuerto de Barajas(Madrid).
Feld es un hombre cuyo origen se cree es la India, un buen día debía tomar un vuelo hacia los Angeles (California), pero ese destino que todos tenemos quiso que este hombre perdiera el avión y lo que ocurrió a partir de ese momento solo él lo sabe porque nadie ha podido sacarle mucho.
Desde aquel fatídico día comenzó para Feld una aventura en el aeropuerto de Barajas, aquí el considera la terminal como su “Palacio” donde vive desde hace 6 años.
Feld dice tener 53 años y ha viajado por casi todo el mundo, habla en varios idiomas y dice ser “profesor” y “médico” y recalca que es sobre-académico.
No tiene ningún documento y aunque las autoridades han intentado todo no han tenido respuesta de que le busquen en algún país.
Su cama es el suelo y su trono un asiento de la terminal.
Los servicios sociales le llevan alimentos y tratan de convencerle para que ingrese en algún lugar donde pueda ser cuidado pero él se niega a abandonar su reino.
Que historia habrá detrás de este hombre?Como sería su realidad y que le ocurrió?
Su mente se ha adormecido y ha quedado en una situación donde la verdad ya no tiene lugar, él solo vive su espejismo.
Su aspecto es lamentable, sus ropas están andrajosas y sus pies casi desnudos dejan ver su piel llena de suciedad, una situación tremenda.
En el aeropuerto le conoce todo el mundo, la policía, los vigilantes, el personal de vuelo… casi todos los trabajadores saben de Feld.
Este pobre hombre se ha convertido en parte de esta terminal.
Hay personas que al pasar por delante de él le ofrecen algunas monedas, pero él las rechaza pues no acepta dinero de nadie, incluso alguna vez le han visto tirar alguna moneda que alguien le ha dejado.
Después de tanto tiempo viviendo en este lugar ya corren leyendas sobre Feld:

– Hay quien dice que es un emperador hindú, hijo de una conocida emperatriz de la India,
– Otros dicen que si tenía un reino en Etiopia donde supuestamente nació…
Si quieres hablar con él te dirá que tienes que pedir “audiencia con su secretario” y señala a uno de los vigilantes que pasean por el aeropuerto, de esta forma puedes charlar un poquito y cuando ya se cansa de la conversación termina diciendo:
“la audiencia ha terminado”.
Verdad que parece una historia irreal? Pues es real como la vida misma, esto es lo que ocurre en una terminal del aeropuerto de Barajas.>

Anuncios

Permalink 49 comentarios

UN EMPERADOR EN LA TERMINAL DE BARAJAS

enero 26, 2009 at 8:24 am (articulo, barajas, emperador)

Hay una película que me gusto mucho cuando la vi se llama “La terminal” y trata de un hombre que por una serie de problemas tiene que vivir durante un tiempo en el Aeropuerto, pues bien hay un hombre que vive realmente en una terminal del Aeropuerto de Barajas(Madrid).
Feld es un hombre cuyo origen se cree es la India, un buen día debía tomar un vuelo hacia los Angeles (California), pero ese destino que todos tenemos quiso que este hombre perdiera el avión y lo que ocurrió a partir de ese momento solo él lo sabe porque nadie ha podido sacarle mucho.
Desde aquel fatídico día comenzó para Feld una aventura en el aeropuerto de Barajas, aquí el considera la terminal como su “Palacio” donde vive desde hace 6 años.
Feld dice tener 53 años y ha viajado por casi todo el mundo, habla en varios idiomas y dice ser “profesor” y “médico” y recalca que es sobre-académico.
No tiene ningún documento y aunque las autoridades han intentado todo no han tenido respuesta de que le busquen en algún país.
Su cama es el suelo y su trono un asiento de la terminal.
Los servicios sociales le llevan alimentos y tratan de convencerle para que ingrese en algún lugar donde pueda ser cuidado pero él se niega a abandonar su reino.
Que historia habrá detrás de este hombre?Como sería su realidad y que le ocurrió?
Su mente se ha adormecido y ha quedado en una situación donde la verdad ya no tiene lugar, él solo vive su espejismo.
Su aspecto es lamentable, sus ropas están andrajosas y sus pies casi desnudos dejan ver su piel llena de suciedad, una situación tremenda.
En el aeropuerto le conoce todo el mundo, la policía, los vigilantes, el personal de vuelo… casi todos los trabajadores saben de Feld.
Este pobre hombre se ha convertido en parte de esta terminal.
Hay personas que al pasar por delante de él le ofrecen algunas monedas, pero él las rechaza pues no acepta dinero de nadie, incluso alguna vez le han visto tirar alguna moneda que alguien le ha dejado.
Después de tanto tiempo viviendo en este lugar ya corren leyendas sobre Feld:

– Hay quien dice que es un emperador hindú, hijo de una conocida emperatriz de la India,
– Otros dicen que si tenía un reino en Etiopia donde supuestamente nació…
Si quieres hablar con él te dirá que tienes que pedir “audiencia con su secretario” y señala a uno de los vigilantes que pasean por el aeropuerto, de esta forma puedes charlar un poquito y cuando ya se cansa de la conversación termina diciendo:
“la audiencia ha terminado”.
Verdad que parece una historia irreal? Pues es real como la vida misma, esto es lo que ocurre en una terminal del aeropuerto de Barajas.>

Permalink Dejar un comentario

COMPARTIR EL DOLOR EN EL PARTO

junio 19, 2008 at 6:59 am (articulo, huicholes, indios, parto)


Buscando costumbres y otras culturas he encontrado a los Indios Huicholes, estos indios aún conservan muchas tradiciones de sus antepasados ya que suelen vivir aislados, me ha llamado la atención como comparten el dolor del parto de sus mujeres, ya me gustaría ver a más de uno de esos valientes que conocemos hacer lo mismo que hacen estos indios.
Como mi hija está a punto de dar a Luz, le voy a decir a mi yerno que comparta sus dolores con ella actuando como un indio Huichole…..jiji

El acto de parir, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz: por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda. Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.

Permalink 28 comentarios

COMPARTIR EL DOLOR EN EL PARTO

junio 19, 2008 at 6:59 am (articulo, huicholes, indios, parto)


Buscando costumbres y otras culturas he encontrado a los Indios Huicholes, estos indios aún conservan muchas tradiciones de sus antepasados ya que suelen vivir aislados, me ha llamado la atención como comparten el dolor del parto de sus mujeres, ya me gustaría ver a más de uno de esos valientes que conocemos hacer lo mismo que hacen estos indios.
Como mi hija está a punto de dar a Luz, le voy a decir a mi yerno que comparta sus dolores con ella actuando como un indio Huichole…..jiji

El acto de parir, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz: por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda. Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.

Permalink 28 comentarios

Las gargolas y su misterio

junio 18, 2008 at 10:29 am (articulo, gargolas, leyendas)

Cuando visito alguna ciudad mis ojos me llevan al lugar donde reposan las gárgolas, están quietas, vigilantes, acechando y esperando que llegue su momento.

Cuando llega la noche y la oscuridad cubre con su manto la ciudad, ellas siguen allí en su lugar esperando la llamada para ponerse todas en movimiento….
No las miréis en una noche de niebla porque seguramente cambiaran de postura para acomodarse y no perdonarán ser vistas.

Corre una leyenda sobre las gárgolas de la Catedral de Notre-Dame, no aparece en los libros de Historia, pero ha sobrevivido de generación en generación gracias a las voces del pueblo, que la recuerdan cada treinta de mayo desde el año 1431.Aquel día, en la plaza del Mercado Viejo de Ruán llevaron a la hoguera a Juana de Arco, una muchacha que decía haber oído la voz de Dios y estar destinada a salvar a Francia del saqueo de los ingleses. Ocurrió durante la Guerra de los Cien Años y, fuese verdad o mentira que había oído a Dios lo cierto es que Juana comandó un ejército en el sitio de Orleans y ganó para los franceses una de las batallas más decisivas de la guerra. Y, a pesar de haberse convertido en una heroína nacional Juana de Arco fue condenada a morir en la hoguera por herejía.


Cuenta la leyenda que aquel día hubo tal exhibición de fanatismo, que las gárgolas despertaron de su sueño de años y arrasaron la ciudad por la noche. Desde las cornisas de la catedral, los monstruos alados y cornudos contemplaron el escalofriante espectáculo de la muerte de una inocente y decidieron vengarla.Y se dice que a la mañana siguiente aparecieron por las calles de Ruán los cadáveres de cientos de personas, y que todos ellos habían asistido al suplico de Juana de Arco en la Plaza del Mercado, y que todos habían disfrutado viendo cómo se quemaba.

(esta última garloga lleva las iniciales de mi familia……..ufff)

Es esta ocasión las gárgolas defendieron a una mortal inocente, pero no confiéis demasiado cualquier día abren sus fríos ojos y nos llevan al lugar donde su corazón de piedra descansa.

Permalink 21 comentarios

Las gargolas y su misterio

junio 18, 2008 at 10:29 am (articulo, gargolas, leyendas)

Cuando visito alguna ciudad mis ojos me llevan al lugar donde reposan las gárgolas, están quietas, vigilantes, acechando y esperando que llegue su momento.

Cuando llega la noche y la oscuridad cubre con su manto la ciudad, ellas siguen allí en su lugar esperando la llamada para ponerse todas en movimiento….
No las miréis en una noche de niebla porque seguramente cambiaran de postura para acomodarse y no perdonarán ser vistas.

Corre una leyenda sobre las gárgolas de la Catedral de Notre-Dame, no aparece en los libros de Historia, pero ha sobrevivido de generación en generación gracias a las voces del pueblo, que la recuerdan cada treinta de mayo desde el año 1431.Aquel día, en la plaza del Mercado Viejo de Ruán llevaron a la hoguera a Juana de Arco, una muchacha que decía haber oído la voz de Dios y estar destinada a salvar a Francia del saqueo de los ingleses. Ocurrió durante la Guerra de los Cien Años y, fuese verdad o mentira que había oído a Dios lo cierto es que Juana comandó un ejército en el sitio de Orleans y ganó para los franceses una de las batallas más decisivas de la guerra. Y, a pesar de haberse convertido en una heroína nacional Juana de Arco fue condenada a morir en la hoguera por herejía.


Cuenta la leyenda que aquel día hubo tal exhibición de fanatismo, que las gárgolas despertaron de su sueño de años y arrasaron la ciudad por la noche. Desde las cornisas de la catedral, los monstruos alados y cornudos contemplaron el escalofriante espectáculo de la muerte de una inocente y decidieron vengarla.Y se dice que a la mañana siguiente aparecieron por las calles de Ruán los cadáveres de cientos de personas, y que todos ellos habían asistido al suplico de Juana de Arco en la Plaza del Mercado, y que todos habían disfrutado viendo cómo se quemaba.

(esta última garloga lleva las iniciales de mi familia……..ufff)

Es esta ocasión las gárgolas defendieron a una mortal inocente, pero no confiéis demasiado cualquier día abren sus fríos ojos y nos llevan al lugar donde su corazón de piedra descansa.

Permalink 20 comentarios