Un Hotel de las Mil y una Noches

noviembre 23, 2008 at 7:22 pm (hotel, lujo, mil, noches, una, y)

Aquí estoy yo en plena crisis económica, cuando miles de personas quedan sin empleo, cuando muchísimas parejas tienen que dejar sus viviendas en manos de los bancos por no poder hacer frente a sus hipotecas, cuando nos suben continuamente la luz, el gas, cuando todo se nos hace tan cuesta arriba…..

Aquí estoy hablando como una tonta del Hotel más lujoso del mundo, pero que justicia terrenal hay en el mundo, cuando hay lugares donde se están muriendo de hambre?

En este Hotel de las Mil y una Noches se reúnen todos los magnates multimillonarios, los tocados por no se sabe quien, los que nacieron con una estrella especial, aquellos que no saben lo que es tener que hacer cuentas y que ni siquiera saben la cantidad de dinero que tienen porque no hay quien cuente tantísimo capital.

Que el dinero no da la felicidad ?????

Bien…pero no me digáis que no ayuda, yo no quiero ser una de estas personas, pero seguro que sus mascotas viven muchísimo mejor que muchos de nosotros.

Y como os decía vengo yo y encima hago este post, para que todos veamos y admiremos el dichoso Hotel.

BURJ AL-ARAB

El hotel Burj Al-Arab es el hotel más lujoso del mundo y el único que tiene una calificación de 7 estrellas, lo cual lo convierte en el más caro del planeta. Tiene la forma de un barco en vertical, con 321 metros de altura e instalado en el mar, a 280 metros de la costa.

Los precios van de los 2,500 dólares por noche en las habitaciones más modestas hasta 28,000 dólares por noche en la Suite Real.

Desde este hotel, levantado sobre una isla artificial a 280 metros de la costa –para no arrojar sombras sobre la playa– se pueden disfrutar vistas únicas del desierto. Para la ejecución de su isla se utilizaron técnicas jamás usadas en la construcción de edificios. Es una verdadera obra de ingeniería sostenida por pilares ubicados a 40 metros bajo el nivel del mar.

El espacio interior

Por dentro todo se organiza en torno a un gran atrio monumental de 180 metros de altura, hacia el cual balconean los 28 pisos de las habitaciones. Dichos balcones se escalonan para disminuir la sensación de vértigo en los niveles más altos. En este gran atrio, una importante fuente de agua es la protagonista del espacio, elevando, cada media hora, disciplinados chorros de agua de 30 metros de altura.

De día, la intensa luz del desierto deja caer sobre este espacio –a través de su pared translúcida de fibra de vidrio– un resplandor de otro mundo.

Para su construcción se recurrió a los más exquisitos materiales encontrados en la Tierra. El granito Azul Bahía proviene del Brasil, la pureza del mármol de los pisos y las paredes viene de Carrara y las piedras preciosas del norte de Italia. Infaltables, se entretejen los mosaicos tan típicos de la cultura árabe. Las paredes del edificio, domos, columnas y techos están revestidos con láminas de oro de 22 quilates provenientes de India.

En las paredes y el suelo de la recepción se aplica mármol de Statutario, el mismo que empleó el genial Miguel Angel en sus esculturas.

De sus siete restaurantes se destaca el Al Mahara, un restaurante submarino para cenar con la sensación de estar en lo más profundo del mar, rodeado de tiburones, corales y otras especies. Y en otro se puede disfrutar de la sensación de estar suspendido en el aire.








Impresionante, vergonzosamente impresionante.

Permalink 234 comentarios

Un Hotel de las Mil y una Noches

noviembre 23, 2008 at 7:22 pm (hotel, lujo, mil, noches, una, y)

Aquí estoy yo en plena crisis económica, cuando miles de personas quedan sin empleo, cuando muchísimas parejas tienen que dejar sus viviendas en manos de los bancos por no poder hacer frente a sus hipotecas, cuando nos suben continuamente la luz, el gas, cuando todo se nos hace tan cuesta arriba…..

Aquí estoy hablando como una tonta del Hotel más lujoso del mundo, pero que justicia terrenal hay en el mundo, cuando hay lugares donde se están muriendo de hambre?

En este Hotel de las Mil y una Noches se reúnen todos los magnates multimillonarios, los tocados por no se sabe quien, los que nacieron con una estrella especial, aquellos que no saben lo que es tener que hacer cuentas y que ni siquiera saben la cantidad de dinero que tienen porque no hay quien cuente tantísimo capital.

Que el dinero no da la felicidad ?????

Bien…pero no me digáis que no ayuda, yo no quiero ser una de estas personas, pero seguro que sus mascotas viven muchísimo mejor que muchos de nosotros.

Y como os decía vengo yo y encima hago este post, para que todos veamos y admiremos el dichoso Hotel.

BURJ AL-ARAB

El hotel Burj Al-Arab es el hotel más lujoso del mundo y el único que tiene una calificación de 7 estrellas, lo cual lo convierte en el más caro del planeta. Tiene la forma de un barco en vertical, con 321 metros de altura e instalado en el mar, a 280 metros de la costa.

Los precios van de los 2,500 dólares por noche en las habitaciones más modestas hasta 28,000 dólares por noche en la Suite Real.

Desde este hotel, levantado sobre una isla artificial a 280 metros de la costa –para no arrojar sombras sobre la playa– se pueden disfrutar vistas únicas del desierto. Para la ejecución de su isla se utilizaron técnicas jamás usadas en la construcción de edificios. Es una verdadera obra de ingeniería sostenida por pilares ubicados a 40 metros bajo el nivel del mar.

El espacio interior

Por dentro todo se organiza en torno a un gran atrio monumental de 180 metros de altura, hacia el cual balconean los 28 pisos de las habitaciones. Dichos balcones se escalonan para disminuir la sensación de vértigo en los niveles más altos. En este gran atrio, una importante fuente de agua es la protagonista del espacio, elevando, cada media hora, disciplinados chorros de agua de 30 metros de altura.

De día, la intensa luz del desierto deja caer sobre este espacio –a través de su pared translúcida de fibra de vidrio– un resplandor de otro mundo.

Para su construcción se recurrió a los más exquisitos materiales encontrados en la Tierra. El granito Azul Bahía proviene del Brasil, la pureza del mármol de los pisos y las paredes viene de Carrara y las piedras preciosas del norte de Italia. Infaltables, se entretejen los mosaicos tan típicos de la cultura árabe. Las paredes del edificio, domos, columnas y techos están revestidos con láminas de oro de 22 quilates provenientes de India.

En las paredes y el suelo de la recepción se aplica mármol de Statutario, el mismo que empleó el genial Miguel Angel en sus esculturas.

De sus siete restaurantes se destaca el Al Mahara, un restaurante submarino para cenar con la sensación de estar en lo más profundo del mar, rodeado de tiburones, corales y otras especies. Y en otro se puede disfrutar de la sensación de estar suspendido en el aire.








Impresionante, vergonzosamente impresionante.

Permalink Dejar un comentario