¿ PARA QUE ME SIRVES, SI NO PUEDES DEVOLVERME LA VISTA ?

abril 9, 2009 at 9:19 am (Cordoba, Cristo, de, la, leyenda, milagros, Misericordia)

Hoy vuelvo a dedicar una leyenda de la semana santa, en esta ocasión también es para un miembro de nuestra familia al que queremos mucho, un cordobés que conoció a mi hija y las flechas del amor hicieron el resto, para ti Felix.
LEYENDA DEL CRISTO DE LA MISERICORDIA DE CORDOBA
Cuenta la leyenda que el Cristo de la Misericordia fue llamado así porque realizo un milagro teniendo misericordia de quien necesitaba le fuera concedida su gracia.

Dicen que un hombre del barrio quedo ciego, le revisaron la vista, hicieron cuanto los hombres tenían en sus manos pero no se podía hacer nada por él, nada le pudo devolver su visión.
Estaba tan desesperado que un día entro donde se encontraba la imagen del Cristo, se puso frente a él y le dio un terrible golpe con su bastón a la vez que le gritaba:
¿ Para qué me sirves, si no puedes devolverme la vista?
“En ese preciso momento, sus ojos comenzaron a ver la luz”

La voz corrió por toda la ciudad, todo el mundo fue conocedor de este milagro, desde ese momento fue llamado, El Cristo de la Misericordia por haber devuelto la vista a ese hombre que tan mal le trato.

Anuncios

Permalink 15 comentarios

¿ PARA QUE ME SIRVES, SI NO PUEDES DEVOLVERME LA VISTA ?

abril 9, 2009 at 9:19 am (Cordoba, Cristo, de, la, leyenda, milagros, Misericordia)

Hoy vuelvo a dedicar una leyenda de la semana santa, en esta ocasión también es para un miembro de nuestra familia al que queremos mucho, un cordobés que conoció a mi hija y las flechas del amor hicieron el resto, para ti Felix.
LEYENDA DEL CRISTO DE LA MISERICORDIA DE CORDOBA
Cuenta la leyenda que el Cristo de la Misericordia fue llamado así porque realizo un milagro teniendo misericordia de quien necesitaba le fuera concedida su gracia.

Dicen que un hombre del barrio quedo ciego, le revisaron la vista, hicieron cuanto los hombres tenían en sus manos pero no se podía hacer nada por él, nada le pudo devolver su visión.
Estaba tan desesperado que un día entro donde se encontraba la imagen del Cristo, se puso frente a él y le dio un terrible golpe con su bastón a la vez que le gritaba:
¿ Para qué me sirves, si no puedes devolverme la vista?
“En ese preciso momento, sus ojos comenzaron a ver la luz”

La voz corrió por toda la ciudad, todo el mundo fue conocedor de este milagro, desde ese momento fue llamado, El Cristo de la Misericordia por haber devuelto la vista a ese hombre que tan mal le trato.

Permalink Dejar un comentario