UN FOTOGRAFO EN LUGAR DE UNA GARGOLA

junio 28, 2008 at 2:14 pm (fotografo, gargolas, Palencia)

En la Catedral de Palencia hay una gárgola muy extraña y especial es un fotógrafo.
Hay dos versiones sobre esta gárgola:

Unos dicen que el fotógrafo estaba haciendo fotos en el tejado de la Catedral y se cayó al suelo, el arquitecto que estaba restaurando la Catedral puso esta gárgola en recuerdo del fotógrafo porque era su amigo.

Otra versión:

Cuentan que el fotógrafo estaba haciendo sus fotos en la calle y una gárgola se le cayó encima matándole, en recuerdo de este accidente pusieron su imagen en lugar de la gárgola.


Se dice que quien se ponga debajo de esta gárgola y pida un deseo le será concedido.

Yo he visitado montones de veces Palencia pero de ponerme debajo del fotógrafo…nada de nada, más vale prevenir que curar.

Permalink 23 comentarios

UN FOTOGRAFO EN LUGAR DE UNA GARGOLA

junio 28, 2008 at 2:14 pm (fotografo, gargolas, Palencia)

En la Catedral de Palencia hay una gárgola muy extraña y especial es un fotógrafo.
Hay dos versiones sobre esta gárgola:

Unos dicen que el fotógrafo estaba haciendo fotos en el tejado de la Catedral y se cayó al suelo, el arquitecto que estaba restaurando la Catedral puso esta gárgola en recuerdo del fotógrafo porque era su amigo.

Otra versión:

Cuentan que el fotógrafo estaba haciendo sus fotos en la calle y una gárgola se le cayó encima matándole, en recuerdo de este accidente pusieron su imagen en lugar de la gárgola.


Se dice que quien se ponga debajo de esta gárgola y pida un deseo le será concedido.

Yo he visitado montones de veces Palencia pero de ponerme debajo del fotógrafo…nada de nada, más vale prevenir que curar.

Permalink 23 comentarios

Las gargolas y su misterio

junio 18, 2008 at 10:29 am (articulo, gargolas, leyendas)

Cuando visito alguna ciudad mis ojos me llevan al lugar donde reposan las gárgolas, están quietas, vigilantes, acechando y esperando que llegue su momento.

Cuando llega la noche y la oscuridad cubre con su manto la ciudad, ellas siguen allí en su lugar esperando la llamada para ponerse todas en movimiento….
No las miréis en una noche de niebla porque seguramente cambiaran de postura para acomodarse y no perdonarán ser vistas.

Corre una leyenda sobre las gárgolas de la Catedral de Notre-Dame, no aparece en los libros de Historia, pero ha sobrevivido de generación en generación gracias a las voces del pueblo, que la recuerdan cada treinta de mayo desde el año 1431.Aquel día, en la plaza del Mercado Viejo de Ruán llevaron a la hoguera a Juana de Arco, una muchacha que decía haber oído la voz de Dios y estar destinada a salvar a Francia del saqueo de los ingleses. Ocurrió durante la Guerra de los Cien Años y, fuese verdad o mentira que había oído a Dios lo cierto es que Juana comandó un ejército en el sitio de Orleans y ganó para los franceses una de las batallas más decisivas de la guerra. Y, a pesar de haberse convertido en una heroína nacional Juana de Arco fue condenada a morir en la hoguera por herejía.


Cuenta la leyenda que aquel día hubo tal exhibición de fanatismo, que las gárgolas despertaron de su sueño de años y arrasaron la ciudad por la noche. Desde las cornisas de la catedral, los monstruos alados y cornudos contemplaron el escalofriante espectáculo de la muerte de una inocente y decidieron vengarla.Y se dice que a la mañana siguiente aparecieron por las calles de Ruán los cadáveres de cientos de personas, y que todos ellos habían asistido al suplico de Juana de Arco en la Plaza del Mercado, y que todos habían disfrutado viendo cómo se quemaba.

(esta última garloga lleva las iniciales de mi familia……..ufff)

Es esta ocasión las gárgolas defendieron a una mortal inocente, pero no confiéis demasiado cualquier día abren sus fríos ojos y nos llevan al lugar donde su corazón de piedra descansa.

Permalink 21 comentarios

Las gargolas y su misterio

junio 18, 2008 at 10:29 am (articulo, gargolas, leyendas)

Cuando visito alguna ciudad mis ojos me llevan al lugar donde reposan las gárgolas, están quietas, vigilantes, acechando y esperando que llegue su momento.

Cuando llega la noche y la oscuridad cubre con su manto la ciudad, ellas siguen allí en su lugar esperando la llamada para ponerse todas en movimiento….
No las miréis en una noche de niebla porque seguramente cambiaran de postura para acomodarse y no perdonarán ser vistas.

Corre una leyenda sobre las gárgolas de la Catedral de Notre-Dame, no aparece en los libros de Historia, pero ha sobrevivido de generación en generación gracias a las voces del pueblo, que la recuerdan cada treinta de mayo desde el año 1431.Aquel día, en la plaza del Mercado Viejo de Ruán llevaron a la hoguera a Juana de Arco, una muchacha que decía haber oído la voz de Dios y estar destinada a salvar a Francia del saqueo de los ingleses. Ocurrió durante la Guerra de los Cien Años y, fuese verdad o mentira que había oído a Dios lo cierto es que Juana comandó un ejército en el sitio de Orleans y ganó para los franceses una de las batallas más decisivas de la guerra. Y, a pesar de haberse convertido en una heroína nacional Juana de Arco fue condenada a morir en la hoguera por herejía.


Cuenta la leyenda que aquel día hubo tal exhibición de fanatismo, que las gárgolas despertaron de su sueño de años y arrasaron la ciudad por la noche. Desde las cornisas de la catedral, los monstruos alados y cornudos contemplaron el escalofriante espectáculo de la muerte de una inocente y decidieron vengarla.Y se dice que a la mañana siguiente aparecieron por las calles de Ruán los cadáveres de cientos de personas, y que todos ellos habían asistido al suplico de Juana de Arco en la Plaza del Mercado, y que todos habían disfrutado viendo cómo se quemaba.

(esta última garloga lleva las iniciales de mi familia……..ufff)

Es esta ocasión las gárgolas defendieron a una mortal inocente, pero no confiéis demasiado cualquier día abren sus fríos ojos y nos llevan al lugar donde su corazón de piedra descansa.

Permalink 20 comentarios