DAR

septiembre 28, 2008 at 11:19 am (comida, compartir, dar, historias)

Prometía ser un día como otro cualquiera pero a veces pasan cosas que cambian en un momento nuestra forma de actuar e incluso de pensar, no vemos la necesidad de los demás hasta que nos toca ser testigos de las penas y situaciones que pasan algunas personas.
Esto es lo que sucedió ese día en el que el corazón se le encogió a una joven.
Cuidaba de sus niñas y de su hogar, esperaba la llegada de su esposo con la cena preparada para poder disfrutar de este momento en el que la familia podía estar junta.
En un momento llamaron a la puerta, su marido tenia llaves , quien sería?
Escucho unos murmullos en la escalera y espero a que llamasen de nuevo para abrir,
-seria algún vecino… pensó ella.
Al abrir la puerta se encontró con un hombre de buen aspecto y una edad que podía rondar los cincuenta años.
El hombre con mucha educación pero mirada triste , comenzó diciendo que no pedía dinero ni nada parecido, solo quería algo de comida, lo decía lentamente y con mucha vergüenza.
Le contaba como después de trabajar toda la vida había perdido su trabajo y con ello todo lo que tenía , con su edad nadie le ofrecía un empleo , esto le obligaba a pedir algo para comer y llevar a su casa.
En ese momento el marido de la joven llego a su casa y vivió también la escena con un nudo en la garganta, después de pedirle que esperara cerraron la puerta.
La joven mama volvió a abrir y entrego una bandeja con los alimentos que había cocinado para esa noche, le entregaba toda su cena, el marido de la joven llevaba en sus manos algunos paquetes de fiambre, y también eran entregados a ese hombre que solo pedía algo para comer.
Me entristece mucho conocer estas calamidades que están ocurriendo en estos días,
pero a la vez …me siento muy orgullosa porque este joven matrimonio había entregado su propia cena a alguien que lo necesitaba.
El buen corazón, la bondad, la generosidad y el compartir es importante y necesario y aunque triste por esta historia…la alegría me llena el corazón por tener cerca personas con un corazón de oro.

Gracias Chispita por ser como sois.

Permalink 21 comentarios

DAR

septiembre 28, 2008 at 11:19 am (comida, compartir, dar, historias)

Prometía ser un día como otro cualquiera pero a veces pasan cosas que cambian en un momento nuestra forma de actuar e incluso de pensar, no vemos la necesidad de los demás hasta que nos toca ser testigos de las penas y situaciones que pasan algunas personas.
Esto es lo que sucedió ese día en el que el corazón se le encogió a una joven.
Cuidaba de sus niñas y de su hogar, esperaba la llegada de su esposo con la cena preparada para poder disfrutar de este momento en el que la familia podía estar junta.
En un momento llamaron a la puerta, su marido tenia llaves , quien sería?
Escucho unos murmullos en la escalera y espero a que llamasen de nuevo para abrir,
-seria algún vecino… pensó ella.
Al abrir la puerta se encontró con un hombre de buen aspecto y una edad que podía rondar los cincuenta años.
El hombre con mucha educación pero mirada triste , comenzó diciendo que no pedía dinero ni nada parecido, solo quería algo de comida, lo decía lentamente y con mucha vergüenza.
Le contaba como después de trabajar toda la vida había perdido su trabajo y con ello todo lo que tenía , con su edad nadie le ofrecía un empleo , esto le obligaba a pedir algo para comer y llevar a su casa.
En ese momento el marido de la joven llego a su casa y vivió también la escena con un nudo en la garganta, después de pedirle que esperara cerraron la puerta.
La joven mama volvió a abrir y entrego una bandeja con los alimentos que había cocinado para esa noche, le entregaba toda su cena, el marido de la joven llevaba en sus manos algunos paquetes de fiambre, y también eran entregados a ese hombre que solo pedía algo para comer.
Me entristece mucho conocer estas calamidades que están ocurriendo en estos días,
pero a la vez …me siento muy orgullosa porque este joven matrimonio había entregado su propia cena a alguien que lo necesitaba.
El buen corazón, la bondad, la generosidad y el compartir es importante y necesario y aunque triste por esta historia…la alegría me llena el corazón por tener cerca personas con un corazón de oro.

Gracias Chispita por ser como sois.

Permalink 21 comentarios